El tesoro de Oaxaca
Hospédate en una joya cultural ubicada en el centro de la tierra del barro negro.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201428/hotel_quinta_real_oaxaca_4_5791_615x.jpg

No es sorpresa que este recinto se encuentre en la tierra de los siete moles. Oaxaca es rico en arte, gastronomía, cultura e historia. Asimismo, artistas como Francisco Toledo y Alejandro Santiago; líderes que marcaron la historia de México como Benito Juárez, y chefs reconocidos internacionalmente, como Alejandro Ruiz, provienen de este mágico estado de la república. De igual manera, el hotel Quinta Real de Grupo Real Turismo es un diamante más del que nuestro país puede sentirse orgulloso, gracias al gran trabajo de restauración que ostenta, la historia que aloja y el servicio de primera que ofrece.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201428/hotel_quinta_real_oaxaca_3_4559_615x.jpg

El inmueble de Quinta Real Oaxaca fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1988, por los más de cuatro siglos de historia que alberga su interior. En 1529, los misioneros dominicos se dieron a la labor de evangelizar a los mixtecos y zapotecos. En 1540, fray Bernardo de Alburquerque fundó el Convento de Santa Catalina de Siena, el segundo monasterio de monjas de la Nueva España, en el que vivieron en aquella época 401 monjas. Tres siglos más tarde, durante la presidencia de Benito Juárez, en 1861, el Convento de Santa Catalina de Siena pasó a ser propiedad del Gobierno Federal, las religiosas fueron exclaustradas y el edificio fue destinado a servir como cárcel a partir del dos de abril de 1863, debido a su estructura sólida y segura.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201428/hotel_quinta_real_oaxaca_2_6871_615x.jpg

Ya en el siglo XX, esta edificación fue utilizada como escuela de dibujo y, posteriormente, como sala cinematográfica gracias a su acústica buena. También fue ocupada por el ayuntamiento y el municipio para usos diversos.

En 1972, los frescos que quedaron como legado entre eras fueron restaurados, y el piso fue revocado para ajustarse a la arquitectura original. La restauración final se realizó en 1975, cuando el gobierno, a través de FONATUR, decidió que el inmueble volviera a funcionar, esta vez para alojar al hotel Camino Real que, en 2012, cambió su nombre por Quinta Real.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201428/hotel_quinta_real_oaxaca_1_5721_615x.jpg

Actualmente el hotel cuenta con 91 suites rodeadas de jardines con vistas a las pintorescas calles de Oaxaca. Recorrer sus pasillos nos remonta a cada una de las historias aquí narradas, desde el piso y los mosaicos hasta los detalles decorativos. Sin embargo, su memoria y su arquitectura son sólo un poco de lo que el hotel tiene para ofrecer a los huéspedes sibaritas.

La calidad del servicio es única, ya que la misión de sus trabajadores es hacerte sentir como en casa y ofrecer una experiencia que haga que Oaxaca nunca escape de tu corazón.