El encanto único de la Provence
Remodelado por India Mahdavi, el Hôtel du Cloître se sitúa en una pequeña ciudad encantadora donde historia y arte son omnipresentes.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/provence4_9860_615x.jpg

En el sur de Francia, Arles reúne sólo 53 mil habitantes pero resguarda muchas riquezas. Inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO, es la ciudad que cuenta con más monumentos romanos después de Roma. Alojado en un antiguo edificio con algunas partes que datan del siglo XIII, el Hôtel du Cloître se ubica en pleno corazón del centro histórico, en una callecita tranquila a algunos pasos del anfiteatro y del teatro romano. Renovado por la diseñadora de interiores India Mahdavi, el hotel plasma una arquitectura histórica –caracterizada por la presencia de vigas expuestas y de piedras– combinada con una decoración contemporánea. El suelo de baldosas, los techos altos, así como las piezas de mobiliario vintage y hechas a medida crean una atmósfera acogedora, como en una casa familiar.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/provence1_4166_546x.jpg

Intimo, el Hôtel du Cloître aloja 19 habitaciones y refleja el encanto auténtico de la Provence y del Mediterráneo. India Mahdavi empleó principalmente los colores azul y amarillo para dar vida a un espacio cálido donde destacan no sólo los contrastes entre las tonalidades sino también entre las épocas. Se utilizaron obras de arte contemporáneo que pertenecen a la dueña del hotel, Maja Hoffmann, una coleccionista quien financia la fundación Luma diseñada por Frank Gehry que se extenderá en 35 mil metros cuadrados y se abrirá en Arles en 2018. Este proyecto será a la vez un lugar de exposición y de investigación, así como una residencia para artistas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/provence5_1361_615x.jpg

En las salas de baño del hotel, los huéspedes tienen a su disposición productos de L’Occitane, una marca típicamente provenzal. La terraza del Hôtel du Cloître ofrece una vista excepcional hacia el campanario de la iglesia Saint-Trophine. La sala común invita a relajarse y a leer sobre la historia de Arles, el arte, la fotografía y la Camargue, una reserva de la biosfera de 13 mil hectáreas situada a algunos kilómetros de la ciudad y donde se puede montar a caballo y observar 340 especies de aves, incluyendo el flamenco rosa. Servido en la sala común, el desayuno es definitivamente un must. Elaborado exclusivamente con productos locales y orgánicos, es exquisito. Las Viennoiseries, los panes con mantequilla y mermeladas, los cereales, la fruta y los quesos son una delicia.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/provence2_9111_546x.jpg

Arles es también un lugar de predilección para acercarse al trabajo de Van Gogh, en particular gracias a la fundación dedicada al pintor que fue creada por el padre de la dueña del Hôtel du Cloître. Finalmente, la ciudad es ineludible en verano para los apasionados de la fotografía, pues de julio a septiembre es la sede de “Les Rencontres de la Photographie” (“Los encuentros de la fotografía”), un festival de renombre internacional con numerosas exposiciones y eventos que atrajo a más de 90 mil personas el año pasado.

www.hotelducloitre.com

www.india-mahdavi.com