Enamorarse de San Francisco
Remanso de paz en la ciudad, el Hotel Vitale destaca por su diseño interior inspirado por la idea que el lujo se logra de manera natural.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/02/vitale3_5782_615x.jpg

Arquitectura: Heller Manus Architects

Diseño interior: Colum McCartan, McCARTAN

El Hotel Vitale ya tiene 10 años (casi 11, pues los cumplirá en marzo) pero sigue estando al más alto nivel en cuanto a servicio, ubicación y decoración. Miembro de la marca “Joie de Vivre” –que nació en San Francisco en 1987 y que hoy cuenta con establecimientos en todo Estados Unidos–, el hotel plasma los valores de los orígenes: la autenticidad y la idea de proporcionar a los huéspedes una experiencia que les permita descubrir la cultura local. A través de la fachada de ocho pisos de altura, los miembros del despacho Heller Manus Architects quisieron reflejar el legado histórico y moderno plasmado en los edificios de la ciudad.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/02/vitale1_5590_615x.jpg

Situado en el barrio del “Embarcadero”, el Hotel Vitale fue uno de los componentes clave del renacimiento de esta zona. La ubicación es ideal, pues saliendo, los huéspedes pueden inmediatamente caminar en los muelles a la orilla del agua. Además, solo hay que manejar algunos minutos para llegar a downtown o cenar en el barrio chino (el más grande fuera de Asia). En el interior, todo fue concebido para dar una sensación de tranquilidad. El equipo de McCARTAN –que tiene oficinas en Nueva York y en Irlanda– se encargó de diseñar espacios serenos que reflejan el entorno urbano. De noche, los efectos de luz y sombra, omnipresentes, dan la sensación de que el hotel tiene alma.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/02/vitale2_9000_615x.jpg

Muchas de las 200 habitaciones y suites tienen vistas sublimes hacia el “Bay Bridge” que, con sus siete mil metros de largo, le gana ampliamente al Golden Gate que mide un poco más de dos mil 700 metros. Al anochecer, las miles de luces que iluminan la bahía y el puente proporcionan un espectáculo mágico. Ofreciendo un panorama de 180 grados, las “Circular Suites” son claramente la cereza del pastel. La paleta colorida suave con tonalidades crema y toques azul claro contribuye a crear una atmósfera de gran serenidad. En las salas de baño tipo spa, productos de Jonathan Adler se encuentran a la disposición de los clientes. En el restaurante Americano, se degustan platos italianos elaborados con ingredientes frescos comprados a los productores locales y en el Farmers Market situado muy cerca del hotel. Aquí también, se toma ventaja de las vistas excepcionales, en particular en el patio al aire libre y en el lounge circular.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/02/vitale4_5676_615x.jpg

Además, varias terrazas fueron amuebladas en distintos pisos para que los huéspedes puedan disfrutar el sol. En el spa, el tratamiento “Bathing Ritual” se da en un rooftop, rodeado de un jardín de bambú. Finalmente, cabe mencionar que desde sus inicios, el hotel Vitale desarrolló distintas prácticas green como programas de reciclaje, sistemas de electricidad y agua eficientes, el uso de productos de limpieza que no son tóxicos y el apoyo a la fundación Clean the World. Los creadores del hotel Vitale encontraron la justa dosis de chic y personalidad para seducir a cualquier viajero que sueña con pasar por una ciudad de la cual es muy difícil evitar enamorarse.

www.hotelvitale.com