Glamour desde Nueva York hasta Verbier
Para los amantes de la nieve, presentamos el hotel más trendy de la conocida zona turística de Verbier, en Suiza.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/w_verbier_1_7666_615x.jpg

Diseño: Concrete Architectural Associates

Verbier es un pequeño pueblo situado en el suroeste de Suiza, considerado una de las estaciones de esquí en los Alpes más aclamadas de Europa. Allí yace el reciente hotel W Verbier que es parte del grupo Starwood y propiedad de Les Trois Rocs. Con este fabuloso resort, localizado en el nuevo desarrollo de la Place Blanche, los hoteles W están celebrando su primer escape alpino en la parte suiza de habla francesa.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/w_verbier_2_7621_615x.jpg

El diseño interior fue creado por el despacho Concrete, situado en Amsterdam, una inspiración del glamour de la ciudad de Nueva York llevado a la estación de esquí alpina. El proyecto ofrece una experiencia inigualable, ya que los espacios del hotel complementan el impresionante paisaje que lo rodea reflejando la belleza de Verbier, al tiempo que proyectan la energía y vibrante vida de Nueva York mediante el uso de materiales atractivos por su diseño y su color. La entrada presenta una espectacular chimenea, que brinda calidez al paisaje exterior cubierto de nieve.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/w_verbier_3_9492_546x.jpg

Con un diseño seductor, las 123 habitaciones tienen una vista privilegiada a los Alpes suizos, así como balcón y chimenea. Dentro de éstas destaca la madera estilo chalet de los armarios, la cual divide la estancia y contrasta con el mobiliario moderno.

La parte alta está dedicada a las suites, un pequeño hotel boutique dentro del mismo complejo. Cada una tiene distinto tamaño y forma, y fueron diseñadas exclusivamente para que se pudiera disfrutar de las vistas panorámicas.

El hotel W Verbier cuenta con los restaurantes Arola y Eat Hola, del chef español Sergio Arola; el primero tiene una terraza, así como una pared repleta de botellas, de piso a techo, con una gran gama de aceites de oliva y vinagres. Detrás de esta pared está el segundo, un bar de tapas con una cocina abierta.

Un oasis para el descanso que ofrece al huésped una experiencia única al pie de los Alpes suizos.