El color de las Bahamas
Entrar en The Cove es sumergirse en un ambiente de buen gusto donde se equilibra el descanso con la posibilidad de aventura frente al azul turquesa del Caribe.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/bahamas_the_cove_4932_615x.jpg

Arquitectura interior de Jeffrey beers y David Rockwell

The Cove es la nueva aventura hotelera dentro de la Isla Paraíso en Las Bahamas. Su ubicación al centro de la península es privilegiada, rodeada por un paisaje espectacular que incluye cascadas, estanques colmados de lirios y peces de colores. La sensación de lujo descalzo se percibe desde el acceso al hotel, en donde el vestíbulo contiene dramáticos techos de madera de los cuales cuelgan bellos cilindros de cobre.

Las habitaciones en The Cove son variadas, con espacios íntimos desde 60 metros cuadrados hasta suites que llegan a los 370 metros cuadrados, todas con vistas panorámicas al mar a través de ventanales del piso al techo.

La vida se realiza la mayor parte del tiempo al exterior, pues el clima caluroso invita a apreciar el turquesa del mar desde el Cain Beach Club, un club privado sólo para adultos con mesas de juego, lujosas cabañas, áreas de descanso, bares y restaurantes. La gran piscina en el centro del club es de poca profundidad para alentar el recreo y la conversación, y a su alrededor aguardan cómodos sofás para los que quieran descansar mientras contemplan el idílico mar.

Dentro del hotel existen todas las opciones gastronómicas imaginables, pues los chefs más distinguidos del mundo han traído su arte culinario a Atlantis: Jean-Georges Vongerichten con su Café Martinique; Bobby Flay, estrella de la televisión americana y autor de varios libros de cocina, con su aclamado restaurante Mesa Grill; Nobu Matsuhisa, el maestro de la cocina japonesa que expone su talento en Nobu. Por su parte, Mosaic es un nuevo concepto de la cocina mediterránea que prepara platillos al gusto del huésped, desde mariscos hasta churrasco, y también sirve desayunos, almuerzos y cenas. Y Sea Glass, adyacente al vestíbulo de The Cove, es el lugar ideal para una copa o merienda a cualquier hora del día.