Materiales inesperados
Tres piezas diseñadas en armonía con la naturaleza.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201511/materialesines2_563_615x.jpg

Maximo Riera: Millennial Collection

Hay un fascinante juego entre el material, la forma y el color de la colección Millennial de Maximo Riera, en la cual se fusiona lo rústico con lo industrial, el diseñador logra crear una inesperada armonía entre dos estilos contrastantes. Usando sobras de árboles de olivo provenientes del sur de España, Riera corta superficies lisas de madera mientras mantiene la estructura amorfa del tronco.

Al mantener sin alteración la base, se complementa la mesa con un esqueleto metálico pintado en colores vivos para darle estructura. Cada nudo y elaborada imperfección natural de la madera se convierte en un latente detalle orgánico y original.

www. maximoriera.com

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201511/materialesines3_4091_615x.jpg

Jonas Edvard and Nikolaj Steenfatt: Terroir

En lugar de usar bambú u otro material ecológico, el dúo de diseñadores daneses Jonas Edvard y Nikolaj Steenfatt miraron hacia el mar para conseguir un material resistente con el cual trabajar. Algas marinas de las costas de Dinamarca, son cosechadas a mano, secadas al sol, más tarde trituradas y finalmente combinadas con pegamento y papel reciclado.

El proceso es bastante simple y  el resultado es un material resistente y maleable, muy parecido al corcho variando entre el color café y verde musgo. La colección que incluye sillas y lámparas, lleva el nombre de Terroir, palabra de origen latín que remite a la relación geográfica y cultural entre los productos y su origen. El dúo de diseñadores quería resaltar en el nombre la herencia y conocimiento aplicado en el material empleado.

www.jonasedvard.dk 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201511/msterialesines1_2471_615x.jpg

Studio Swine con Kieren Jones: Sea Chair 

Desde el descubrimiento de la parcela de basura en el océano Pacífico en 1997, cinco más han sido descubiertas alrededor del mundo. Estos desperdicios plásticos tardan miles de años en degradarse, reduciendo así las áreas de pesca y vida marítima. Esta preocupación fue motivación suficiente para que Studio Swine en colaboración con Kieren Jones, pensaran en una forma de contribuir por medio de sus diseños a ayudar al medio ambiente.

 El producto resultante fue Sea Chair, una banco hecho completamente del plástico reciclado de nuestros océanos. Junto con los pescadores de las costas de California, se recolecta el material, se corta y clasifica por color, para ser derretido y formar así un taburete que no solo es práctico y bonito, sino que también ayuda a cuidar el medio ambiente.

www.studioswine.com