Que se haga la luz
El Palazzo Sebelloni de Milán renueva sus famosos candelabros del siglo XVIII en una expo llena de brillo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/candem2_7368_615x.jpg

Los candelabros bohemios de finales de 1700 alguna vez iluminaron salones de baile, conciertos y todo tipo de eventos sociales dentro del Palazzo Sebelloni en Italia, pero con el paso de los años perdieron su brillo y sólo un equipo de expertos en el manejo de cristal como Lasvit podría restaurarlos, así que fueron desmantelados y enviados a sus talleres en la República Checa, un país famoso por su excelente manejo del cristal y de donde provinieron originalmente las lámparas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/candem4_685_546x.jpg

Las piezas renovadas se encuentran en la Sala Napoleónica y en la Gian Galeazzo, y se componen de más de mil elementos de todos tamaños. Para dejarlas como nuevas se recurrió a una combinación de técnicas de restauración, como los bordes cortados a mano, cortes soplados y cortes en molde, pero la mayor parte de sus componentes originales se conservaron intactos para que no perdieran su personalidad glamorosa.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/candem3_7072_546x.jpg

Se pueden admirar estas piezas, así como otros candelabros de maestros del cristal, en la expo “Via Lucis” que alberga el Palazzo en honor a la Semana del Diseño en Milán. “La frase ‘que se haga la luz’ nunca fue más acertada”, dice Marta Polese, jefa del equipo de restauración de Lasvit.

www.fondazioneserbelloni.com

www.lasvit.com