• Lugares
  • María Alcocer
  • 07|02|2017
Un recorrido por el ESPLENDOR INCA
Acompáñanos a descubrir la cultura ancestral que resguarda la tierra que vio nacer al Perú.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/06/peru1_8181_615x.jpg

Peregrinar por los senderos del valle de la Pacha Mama (Madre Tierra), es ser testigo de pueblos que parecen detenidos en el tiempo por sus antiguos templos, terrazas para la agricultura, fortalezas y palacios. Su clima, la calidad de la tierra y la altitud crearon las condiciones ideales para que fuese la despensa alimentaria y el sitio de descanso de la Corte Incaica. Camino cuesta abajo, al oriente de la Cordillera Vilcabamba, se encuentra P´isaq, un pintoresco pueblo mestizo a 30 kilómetros de Cusco, en las faldas del cerro Intihuatana que posee el mejor sistema de andenería inca de toda la región. Su plaza principal alberga un mercado que atrae a visitantes foráneos y a comuneros originarios de remotos caseríos, ataviados con coloridas vestimentas tradicionales. Es imposible dejar de admirar el folclórico vaivén de los warmikuna y qarikuna (hombres y mujeres), quienes acuden a realizar el legendario trueque o a la iglesia para asistir a misa.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/06/peru5_6656_546x.jpg

Al ingresar por Punku Punku (puerta de puertas) en Ollantaytambo, pueblo acentado al margen del río Patakancha, un cúmulo de emociones me conmociona, pues se trata de uno de los complejos arquitectónicos más excepcionales del Imperio Inca. Un tambo o ciudad-alojamiento con monolitos magistrales, ubicados estratégicamente para dominar el Valle Sagrado desde las alturas. Aquí se descubre la técnica arquitectónica de aquel período a través de la extracción, el tallado, el transporte y el ensamblaje de las piedras para la posterior concepción de la fortaleza. Las calles estrechas y pintorescas forman 15 manzanas de casas construidas sobre muros incaicos pulidos con finura. El tono de las piedras, de flor petrificada, es rosa oscuro. En la plaza un bloque de perfectas aristas encaja en una doble hilera sus 15 ángulos de estrella terrestre.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/06/peru3_8028_615x.jpg

El Hotel Río Sagrado, es un remanso de paz a orillas del río Urubamba que invita a disfrutar la región. La propiedad fue construida para aparentar un pequeño pueblo andino con jardines dignos de tierras milenarias. Para seguir la ruta de Cusco a Machu Picchu, la mejor manera es recorrer el Camino del Inca a bordo del tren de lujo Hiram Bingham, operado por Perurail con el respaldo de la colección británica Orient Express Hotels, Trains & Cruises. De esta manera se llega al objetivo del viaje: enclavado en una selva con neblina espesa, rodeada por las montañas Machu Picchu (montaña vieja) y Wuayna Picchu (montaña nueva), el inconcebible complejo arquitectónico de la Ciudad Perdida del Inca sobrecoge el alma de los viajeros por su mística y grandeza.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/06/peru2_826_615x.jpg

Al caer la tarde, el tren está listo para dirigirse a Cusco, en donde la mejor manera de disfrutar la ciudad es hospedarse en el Hotel Monasterio, considerado museo por su vasta colección de cuadros de la Escuela Cusqueña, o el hotel Palacio Nazarenas, que cuenta con suites oxigenadas, la primera piscina al aire libre de Cusco y un restaurante gourmet bajo la sazón de Virgilio Martínez, el chef más reconocido del país, quien cuenta con tres restaurantes y una estrella Michelin. Las sabias reminiscencias de la civilización incaica han glorificado las tierras del Perú con un legado rico en arquitectura, sabor, color y tradición, que aguarda ser descubierto.