• Lugares
  • María Alcocer
  • 07|12|2016
Habitar la historia
Mercer Barcelona representa un desafío a la conservación y a la puesta en relieve del patrimonio y la cultura del edificio que lo alberga.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/mercer_barcelona_1_5662_615x.jpg

Asentado en el número 7 de la calle Lledó, en un antiguo palacete del siglo XII en el Barrio Gótico, Mercer Barcelona es una joya patrimonial donde memoria y presente se unen para ofrecer una hospitalidad de fastuosa naturalidad.
Rehabilitado por el arquitecto Rafael MoneoPremio Pritzker 1996 y premio Príncipe de Asturias de las Artes 2012—, el inmueble combina historia con modernidad. Su fachada medieval da la bienvenida a través de un gran portón de madera, desde donde se observa la recepción con una impresionante viga del siglo XVI.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/mercer_barcelona_2_3615_615x.jpg

Para recuperar estas piezas y devolverles su esencia original, se realizó un minucioso estudio histórico y arquitectónico con la colaboración del Patrimonio de la Generalitat de Cataluña y de la Universidad de Barcelona. Además de la restauración y la conservación de los elementos originales del edificio, Mercer Hoteles buscaba conseguir una armonía silente entre éstos y los nuevos, por lo que, en las 28 habitaciones puso de relieve las características auténticas de la estructura con mobiliario estilizado bajo un concepto de diseño contemporáneo y con el toque genial de las obras de arte del expresionista Agustí Puig.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/mercer_barcelona_3_3842_615x.jpg

La apuesta de calidad también se degusta en la propuesta gastronómica del Mercer Restaurant, dirigido por el chef Harald Wieding y el sous chef Marc Ramos, quienes dan vida al alma de la cocina catalana a través de exquisitos platillos gourmet. Al mismo tiempo, Le Bouchon—con acceso directo desde la calle y bajo el formato de una taberna— ofrece una carta rica en aperitivos y tapas.
Por su parte, la terraza con alberca ofrece panorámicas a la cúpula de Santa María del Mar, la basílica de San Just i Pastor y la Catedral de Barcelona. El hotel, enclavado en los vestigios romanos de la Ciudad Condal, mantiene un ambiente de calma y sosiego en pleno bullicio del Barri Gòtic de Barcelona.