• Lugares
  • Jessica Moreno
  • 30|12|2016
La joya de la corona
Prepárate para sentirte como un Conde de Provenza al cruzar las puertas de esta mágica bastida francesa.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/hotel_bastide_de_gordes_1_3965_615x.jpg

Diseño de interiores: Christophe Tollemer

Gordes está catalogada como una de las ciudades más bellas de Francia, entre paisajes rocosos, un castillo y una infinidad de olivos, se encuentra un tesoro hospitalario que te recibe para admirarlo todo desde sus terrazas panorámicas y, quizá, percibir el olor de los campos de lavanda cercanos. La recién renovada Bastide de Gordes no perdió su historia medieval, al contrario, la dejó intacta para que los huéspedes puedan sentirse transportados a la Provenza del siglo XVI y formar parte de sus tradiciones, tanto al tomar un té en sus jardines, como al relajarse en el spa de 800 m2 de Sisley con piscina interior o bien, descansando en sus habitaciones únicas que exhalan elegancia.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/hotel_bastide_de_gordes_2_8990_615x.jpg

10 mil metros cuadrados albergan un laberinto arquitectónico de 40 habitaciones, tres restaurantes y una espectacular piscina-terraza considerada una de las más bellas de Europa. ¿Acaso no vale la visita? El interiorismo estuvo a cargo del arquitecto y diseñador de interiores Christophe Tollemer, quien se dedicó durante un año a reunir objetos y muebles antiguos (o al menos que así lo parecieran) para que nada estuviera fuera de lugar. Cada objeto guarda una historia, quizá venga de un anticuario, o tal vez de una subasta, lo mismo de Francia que de los países vecinos, y la construcción no se queda atrás, pues las piedras con las que se levantaron zonas nuevas durante la renovación vienen de castillos o de canteras locales.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/49/hotel_bastide_de_gordes_3_197_615x.jpg

El misterio de imaginar a quién le perteneció la decoración anteriormente, pero la seguridad de saber que es auténtica, es una característica que caracteriza a la Bastida. Sin embargo, es fácil que una decoración de este estilo pueda sentirse distante en el tiempo, por lo que con detalles cálidos (como telas diseñadas especialmente para el lugar) y toques modernos, se aseguraron de que se sintiera más como un hogar que como un hotel. “Es el sueño de aquellos que no tuvieron la oportunidad de tener una casa familiar de vacaciones”, explicó Tollemer. 

www.bastide-de-gordes.com


¡Sumérgete en esta oda al pasado!