• Lugares
  • María Alcocer
  • 19|01|2017
Diseño HAUTE COUTURE
Descubrimos una joya más en París, Le Roch Hôtel & Spa. El primer proyecto de hospitalidad de Sarah Lavoine es un santuario de creatividad ecléctica.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/03/leroch1_4144_615x.jpg

Diseño interior: Sarah Lavoine

Sobre la Rue Saint Roch en París, se erige la silueta de un histórico edificio que resguarda Le Roch Hôtel & Spa, un hotel boutique de 37 habitaciones cuya cercanía al Louvre, a la plaza Vendôme y al Palais Garnier lo convierten en un destino hip de la capital francesa. Para darle nueva vida a la estructura del siglo XIX que lo alberga, la Compagnie Hôtelière de Bagatelle buscó al arquitecto Vincent Bastie, al tiempo que pidió a Sarah Lavoine concebir el interiorismo del inmueble.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/03/leroch4_2810_546x.jpg

Miembro de Design Hotels, Le Roch Hôtel & Spa fue concebido bajo el espíritu de un hogar, sin dejar de reflejar el carácter chic de la vida parisina. La intención de Lavoine fue crear ambientes con aires cosmopolitas, ordenados y con libertad de movimiento, en donde el azul adquiere un protagonismo auténtico, y es acompañado especialmente por pinceladas en negro y dorado. Con un diseño urbano contundente, con formas geométricas, líneas limpias y luces tenues, los espacios de convivencia, como el lobby, la sala-biblioteca, el restaurante, el bar y la terraza —que recibe baños de sol durante las mañanas— promueven un nuevo art de vivre à la française. Y, aunque estas áreas de pronto dejan ver un soplo clásico, resultan frescas y contemporáneas gracias a una composición calculada de elementos modernos, artísticos y vintage.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/03/leroch2_8430_615x.jpg

Por su parte, las habitaciones ostentan una decoración realzada por materiales nobles y un punch de color osado. En ellas se empleó mármol de Carrara, pisos de madera de nogal, textiles cálidos y muebles de Maison Sarah Lavoine, así como piezas de Cassina, GamFratesi y Chevalier Edition, entre otras casas de diseño. Las salas de baño fueron revestidas con azulejos marroquíes, y con bañeras y lavabos de Kaldewei. Es evidente que a Sarah le fascina mezclar estilos, materiales, texturas, colores y patrones, por lo que evita a toda costa los “total looks”. Y, esta ocasión no fue la excepción, Le Roch Hôtel & Spa encarna el maridaje ideal entre elegancia clásica y modernidad audaz. Et voilà, he aquí el nuevo imperdible de París.