Descanso que EXALTA los sentidos
Enclavado en una playa de arena blanca en forma de media luna, el hotel Rosewood Mayakoba se ubica en el corazón de la Riviera Maya.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/15/rosewoodmaya2_859_615x.jpg

Al sureste de México, se localizan las playas más exquisitas del país que se unen a la exótica selva maya. Esta parte del mundo es rica en tradiciones y cultura, con sus espectaculares pirámides a no más de dos horas en auto, o la encantadora ciudad vecina de Playa del Carmen, que se ha especializado en recibir visitantes de todas partes del orbe y el servicio ha alcanzado un estándar de alta gama. En Rosewood Mayakoba todo esto va más allá, pues la atención es perfecta y realmente logran hacer sentir al más sibarita mejor que en casa. Todo empieza con su gerente general, Daniel Scott, un estadounidense que vivió en Los Cabos, en donde aprendió buena parte del español y a quien es común ver por las áreas del hotel cuidando cada detalle y regalando amor (así le llama a su botella de Don Julio 1942). Él es un conocedor de la cultura mexicana, es un apasionado de Oaxaca, de donde ha traído los alebrijes que se obsequian como cortesía, o las tlayudas que se sirven en la playa junto con el ceviche que se ha vuelto un imperdible de Rosewood. Así, todo el equipo está comprometido en brindar una experiencia idílica.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/15/rosewoodmaya3_7976_1800x.jpg

El resort está estructurado en muchas islas pequeñas rodeadas por una selva de manglares en el centro del enclave ecológico de Mayakoba. El uso de materiales de la región como la piedra caliza y maderas de Yucatán hacen hincapié en un diseño elegantemente sencillo. El spa se encuentra en una isla privada, alrededor de un cenote, la cual es alimentada por ríos subterráneos que fluyen a lo largo de Yucatán. Los huéspedes tienen acceso a todos los centros de consumo de la propiedad, al campo de golf de 18 hoyos “El Camaleón”, diseñado por Greg Norman, y a conferencias sobre la cultura maya y los ecosistemas de Yucatán. A un kilómetro del lobby se encuentra El pueblo, que vale la pena visitar, pues está inspirado en la arquitectura colonial que predominó en México durante tres siglos. Destaca una plaza central cuya estructura protagónica es una capilla hermosa, donde se oficia misa los domingos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/15/rosewoodmaya4_8319_1800x.jpg

En cuanto a las 128 suites privadas, éstas se esconden entre una bóveda de manglares templados, están suspendidas sobre las aguas tranquilas de la laguna o adornan las orillas del arenoso litoral; todas ofrecen interiores acogedores y espaciosos con exquisitos detalles de decoración. Los huéspedes se sentirán revivir al sumergirse en las piscinas o retirándose a admirar las estrellas desde las aisladas terrazas. Rosewood ofrece una sofisticada variedad gastronómica. Casa del Lago sirve innovadora cocina internacional para desayuno, comida y cena. En Punta Bonita, los huéspedes pueden saborear especialidades mexicanas sólo a unos pasos de la playa, mientras se preparan platillos saludables en el spa Itzamná. Por la noche, se pueden degustar ceviches frescos a la vez que disfrutar de los más finos puros y tequilas en el Agave Azul.

rosewoodhotels.com