Brasil es hogar de la capital MUNDIAL de la ARQUITECTURA
Niemeyer, Calatrava, el brutalismo brasileño, una selva tropical e infinidad de playas, hacen de Río de Janeiro, la primera Capital Mundial de la Arquitectura según la UNESCO.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_7219_615x.jpg

La Cidade Maravilhosa, o lo que es lo mismo, Río de Janeiro, será la primera Capital Mundial de la Arquitectura de la UNESCO en 2020, un honor a la altura de sus increíbles edificios, que le deben tanto a sus genios patrios, Niemeyer sobre todo, como a las aportaciones de fuera de proyectistas internacionales, entre ellos el español Calatrava. “Rio es una fusión admirable entre naturaleza y cultura, su arquitectura antigua y la moderna, resultado de una creación innovadora desde mediados del siglo XIX, lo que hace de ella un lugar de una belleza excepcional que ha merecido la admiración de numerosos autores, intelectuales y viajeros de todo el mundo”, dijo el subdirector cultural del organismo, Ernesto Ottone, al anunciarlo. En AD repasamos la historia estética de la urbe a través de, en nuestra opinión, sus 5 mejores edificios.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_9693_2275x.jpg

1. El Museo de Arte Contemporáneo de Niterói

Lo construyó entre 1991 y 1996 el arquitecto más ilustre de la ciudad y del país, el último comunista junto a Fidel Castro, como se definía él mismo. Oscar Niemeyer cambió al paisaje de la urbe en la que vivía y trabajaba con este platillo volante, que en realidad está inspirado en una enorme flor blanca. Y lo hizo muy al final de su carrera, con 90 años. El Museo, situado frente al Mirador de Buen Viaje, en Niterói, al otro lado de la bahía de Guanabara, es un ejemplo más del amor del brasileño por las curvas, que asociaba al cuerpo femenino. De todas formas, hay que relativizar. "Siempre me interesó más la vida que la arquitectura", dijo el maestro.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_2432_3000x.jpg

2. El Museo del Mañana

Se lo inventó Santiago Calatrava y lo construyó en 2016 para las Olimpiadas de la ciudad. Se inspira en la cultura carioca y forma parte de un proyecto para rehabilitar la zona portuaria de la urbe. "La idea es que el edificio se sienta etéreo, casi flotando en el mar, como un barco, un pájaro o una planta. Debido a la naturaleza cambiante de los objetos expuestos, hemos introducido una estructura arquetípica dentro del edificio. Esta simplicidad permite la versatilidad funcional del museo, capaz de adaptarse a las conferencias o actuar como un espacio de investigación, " dijo el arquitecto español.

Disfruta de la sinfonía arquitectónica de la Ciudad de México

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_9029_3000x.jpg

3. El Museo de Arte Moderno

El Movimiento Moderno en toda su gloria. En 1955 se inauguró este edificio firmado por Affonso Eduardo Reidy, un francés afincado en Brasil que, junto a colegas como Lúcio Costa, lucharon por transformar el urbanismo carioca. Ubicado dentro del Parque Flamengo, es el más grande espacio público de Río de Janeiro. "Una preocupación constante del arquitecto ha sido evitar, en la medida de lo posible, que el edificio fuese un elemento perturbador del paisaje y que entrase en conflicto con la naturaleza. La solución adoptada en este Museo, en la que predomina la horizontal contrapuesta al sinuoso perfil de las montañas y el empleo de una estructura extremadamente espaciosa y transparente, permitirá mantener la continuidad de los jardines hasta el mar a través del propio edificio dejando libre una gran parte de su planta baja. En lugar de confinar las obras de arte entre cuatro paredes, aislándolas del mundo exterior, se adopta una forma abierta donde la naturaleza circundante forme parte del espectáculo", dijo el propio autor.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_6684_3000x.jpg

4. La Catedral Metropolitana de San Sebastián

También conocida como Nueva Catedral, la torre que se yergue en medio del skyline carioca es obra del brasileño Edgar de Oliveira da Fonseca, discípulo de Niemeyer. De forma piramidal, en hormigón, inspirada en las construcciones sagradas mayas de Yucatán en México, el edificio está achatado y coronado por una gran cruz transparente y, en su interior, los vitrales de colores resultan a la vez místicos y tropicales. Y todo esto en el centro del sector financiero de la ciudad. 106 metros de alto y 96 de diámetro forman este enorme cono erigido entre 1964 y 1976.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/04/rio_8299_2275x.jpg

5. El edificio de Petrobras

Fue construido entre 1969 y 1972 como sede de la petrolera nacional Petrobras, según un proyecto de Roberto Gandolfi. 29 pisos, una base de metal y tres subsuelos conforman este edificio, espectacular por sus jardines colgantes, obra de Roberto Burle Marx. Hormigón, aluminio y cristal son los tres elementos que dan forma a este potente mastodonte, rupturista para su época, situado en pleno centro de la ciudad, al lado de la Nueva Catedral. Es un claro ejemplo de arquitectura brutalista, esa corriente heredera del Movimiento Moderno pero teñida de socialismo, que se instauró con fuerza en Sudamérica, de Argentina a Brasil.

Texto publicado originalmente en AD ESPAÑA.

10 grandes de la ARQUITECTURA MEXICANA

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes