Un hogar de inspiración volcánica
El arquitecto Rodrigo de la Peña Larralde creó una residencia en armonía con la majestuosidad del volcán Popocatépetl.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/02/volcan_6377_615x.jpg

Arquitectura: Rodrigo de la Peña Larralde / RDLP Arquitectos

Sin lugar a dudas, uno de los iconos naturales más importantes del centro de México es el volcán Popocatépetl, el cual maravilla con su imponente belleza. Por ello, no resulta extraño que esta emblemática estructura geológica se convirtiera en la inspiración del arquitecto Rodrigo de la Peña para desarrollar la idea creativa detrás del proyecto de Casa Puebla. Esta vivienda ubicada en la ciudad que le da nombre, se basa en un concepto de vida hacia adentro, siempre en perfecta integración con el entorno. Esto queda de manifiesto en el homenaje al majestuoso volcán que el director de RDLP Arquitectos hace en cada rincón de esta casa, así como en la elección de una paleta de colores neutra y materiales naturales.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/02/volcan_8749_1365x.jpg

La volumetría del proyecto se desarrolló en L, a partir de la intersección de dos volúmenes rectangulares. Dotar a la residencia de un carácter sólido fue una de las prioridades detrás de esta selección, de manera que al acercarse a ella se perciba un exterior ciego que maximiza la privacidad. Sin embargo, al interior lala experiencia sensorial se transforma totalmente, pues el espacio es fluido y continuo, abierto al paisaje en distintos puntos. Como parte del diseño, se creó un volumen a doble altura en el acceso, el cual funge como  elemento central para la distribución del proyecto, tanto de manera horizontal como vertical. En el área principal destaca la escultural escalera, integrada por una serie de escalones de madera flotantes.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/02/volcan_8165_1800x.jpg

La transparencia y la integración en la experiencia habitable de la vivienda fue esencial al momento de su proyección, por lo que las áreas sociales y de servicio estan siempre con comunicación. Asimismo, se hizo uso de amplias puertas corredizas de cristal para fusionar el interior y exterior, y para dar mayor amplitud al espacio. En la planta alta, donde se ubican las áreas privadas, se aplicó una doble piel de madera a partir de una serie de porticones para dar protección solar a las habitaciones y, al mismo tiempo, permitir la transformación de la fachada, de una completamente ciega a una abierta. Además, en el piso superior se extendieron volados como recurso de protección social, dando una agradable sensación de privacidad e intimidad. Imponente y en constante transformación, Casa Puebla hace con cada detalle de su arquitectura y diseño un digno homenaje al volcán que la inspiró.