Una casa para veranear en la campiña de Uruguay
Este proyecto demuestra como un hogar puede sumergirse en el paisaje con un diseño en sintonía con la naturaleza.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay1_1922_615x.jpg

Arquitectura: Martín Gómez Arquitectos

En un terreno de un hectárea ubicado en José Ignacio, Uruguay, esta casa de dos plantas cuenta con 400 metros cuadrados de superficie cubierta y 250 semi-cubierta. No solo la arquitectura sino también la elección del terreno fueron a cargo de Martín Gómez Arquitectos, cuyo equipo trabajo con Florencia Gómez para el interiorismo y Lucia Urioste para la iluminación.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_7433_3000x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_5912_3000x.jpg

“La idea era clara: un volumen único que recorriera el lugar y que a la vez permitiera que el lugar ingresa al volumen. La fachada es regular pero en la combinación de materiales logra el efecto del contenedor que atrapa al espacio con gracia y enorme delicadeza”, comentó Martín Gómez.

Leer más: Experimenta de cerca el panorama vinícola de URUGUAY

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_947_3000x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_2327_3000x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_668_2275x.jpg

La piedra granito tipo librillo, la madera, el hormigón visto y el cemento lustrado fueron los materiales utilizados en el interior y el exterior. Una gran pared de piedra que se descubre en una parte de la estructura señala el acceso principal y crea ritmo. “Una gran faja de hormigón visto enmarca cada ala revestida en lapacho, dispuesta verticalmente. Las fachadas principales están conformadas por ventanales de aluminio”, dijo Martín Gómez.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_9908_3000x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/16/uruguay_6009_3000x.jpg

En la sala-comedor-cocina donde la luz natural entra libremente, las vistas hacia la vegetación son fascinantes. La sobriedad de los materiales y de los colores recuerda el espíritu escandinavo. “Las terrazas de madera de lapacho se sirven del gran desnivel natural del terreno para volar alrededor del volumen y desarrollarse en uno de sus lados, donde la piscina, el fogón exterior y el solárium establecen el carácter de paraíso que alcanza el lugar”, concluyó Martín Gómez.

martingomezarquitectos.com

Leer más: La casita del campo más linda de Ibiza

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.