El edificio de madera más grande del mundo está en Noruega

Además de su extraordinaria altura y material, la estructura es completamente sustentable.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/11/edificio_8174_615x.jpg

La sostenibilidad, la competencia y el uso de madera local, fueron los factores clave de la construcción de Mjøstårnet, el edificio madera declarado como el más alto del mundo por Council on Tall Buildings and Urban Habitat. Detrás del proyecto se encuentra la empresa de materiales de construcción Moelven, quienes fueron los grandes promotores de que su construcción fuera completamente de pino, para poder así presentar una singular propuesta sustentable.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/11/edificio_2253_3000x.jpg

La estructura de casi 90 metros de altura en Brumunddal, Noruega, fue abierta al público el pasado mes de marzo y cuenta con 18 pisos que incluyen departamentos, oficinas, restaurantes, un hotel, una terraza y diversas áreas comunes. Además a un costado de la edificación se encuentra una sala de natación de 4,700 metros cuadrados construida totalmente en madera.

La iniciativa para construir Mjøstårnet fue de Arthur Buchardt, dueño de AB Invest, quien tuvo como objetivo crear un símbolo del cambio verde, y una prueba de que los edificios altos pueden construirse usando recursos locales, proveedores locales y materiales de madera sostenibles.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/21/edificio_de_madera_mjostarnet__8700_2275x.jpg

El diseño corrió a cargo del estudio noruego de de arquitectura Voll Arkitekter AS con apoyo de Moelven, quien se encargó de suministrar la columnas, vigas y diagonales de glulam, un producto que comprende varias capas de madera dimensional unidas entre sí con adhesivos estructurales duraderos y resistentes a la humedad; y las losas de piso Trä8 para el edificio de la torre y la sala de natación del proyecto.

El concepto Trä8 fue desarrollado por Moelven. La principal diferencia es que las vigas están hechas de glulam en lugar de madera microlaminada, la cual es más resistente al fuego. 
 


Gracias a estos materiales, esta edificación es una de las pocas que se pueden considerar eco-friendy en el mundo. La madera almacena el CO2 a lo largo de su ciclo de vida, y el proceso de producción de planchas requiere poca energía. Por lo tanto, los edificios altos con estructuras portantes en glulam tienen una huella de carbono muy baja, esto convierte a la madera en el único material de construcción renovable que tenemos.

(Leer más: 13 sorprendentes edificios de la arquitecto Zaha Hadid)

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes