Escultura Pétrea por ELEMENTAL en la costa del pacífico chileno

Tres imponentes volúmenes de hormigón dan forma a esta casa.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/elemental_alejandro_aravena_chile_arquitectura_5324_615x.jpg

ARQUITECTURA: Alejandro Aravena, Víctor Oddó y Suyin Chia / ELEMENTAL

Sólo hacen falta poco más de dos horas para recorrer la distancia que separa Santiago de Los Vilos, una localidad ubicada en la costa del Pacífico, a unos 250 kilómetros al norte de la capital chilena. Aquí la naturaleza es indómita y el océano no le hace honor alguno a su nombre, pues podría ser descrito de cientos de maneras diferentes, salvo como pacífico. Únicamente basta observar cómo las olas del mar transforman su color azulado por un blanco casi homogéneo, al golpear con fuerza las rocas del litoral.

Es este escenario de feroz geografía en el que surge Ochoquebradas, un interesante proyecto residencial para el cual se encargó a ocho arquitectos japoneses y ocho arquitectos chilenos que realizaran el diseño de una casa de fin de semana.

((Leer más: conoce a los 100 talentos LATINOS.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/elemental_alejandro_aravena_chile_arquitectura_3631_2275x.jpg

Excepto por una serie de condiciones establecidas por el desarrollador, las mentes maestras detrás de este conjunto residencial contaron con total libertad creativa. Un área construida de 250 metros cuadrados, un programa integrado por cuatro habitaciones, sala y comedor, cocina, baños y una cava, así como un presupuesto total de medio millón de dólares, fueron el punto de partida para echar a andar la imaginación.

Entre el talento chileno seleccionado para participar en el proyecto se encuentran los arquitectos Alejandro Aravena —ganador del premio Pritzker en 2016—, Víctor Oddó y Suyin Chia, del despacho ELEMENTAL, quienes idearon una casa que, en definitiva, resulta difícil de olvidar.

((Leer más: 10 trucos sencillos para la limpieza del hogar.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/elemental_alejandro_aravena_chile_arquitectura_4291_3000x.jpg

Tres imponentes volúmenes de hormigón conforman la propuesta: uno horizontal y ligeramente en voladizo sobre la parte superior del acantilado; uno vertical a modo de torre y, entre ambos, uno levemente inclinado. “La inspiración fue el contexto natural. El Océano Pacífico es una fuerza natural impresionante y, al ser ésta una zona muy ventosa, había que hacer un proyecto que tuviera las cualidades para ser resistente al tiempo, no sólo climático sino al paso de los años, en términos de las inclemencias del ambiente, pero también en cuanto al estilo”, explicó Víctor Oddó, uno de los socios de ELEMENTAL.

Así, una estructura monumental y casi escultural, pero de gran sencillez volumétrica, permitió explorar la posibilidad de una morada de retiro o de fin de semana como instancia para volver a las condiciones más esenciales del habitar.

((Leer más: Así lucía la casa de Avicii en California.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/elemental_alejandro_aravena_chile_arquitectura_5883_2275x.jpg

“Había un grado de libertad para proponer ideas que no estuvieran dentro del nicho de lo habitual, de lo que son usualmente las segundas viviendas en una playa, así que vimos una oportunidad de dar algunos pasos atrás y desnudar las convenciones típicas con las cuales se vive en una casa, para volver a lo primitivo”, expresó el arquitecto.

De esta manera, ese andar hacia lo arcaico —no desde la nostalgia sino desde el deseo de romper la norma actual— se transforma en una confirmación de que aquella consigna del "menos es más" no sólo sigue vigente sino que, en estos tiempos, puede convertirse en una bocanada de aire fresco.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!
Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.