Una breve historia del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México
Repasamos los aciertos y bemoles que ha tenido este emblemático espacio en la ciudad.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/aeropuerto_1493_615x.jpg

El Aeropuerto Internacional Benito Juárez Ciudad de México (AIBJCM), desde su apertura ha existido bajo una permanente remodelación y ampliación de sus instalaciones. En 1928 se designó un área a las afueras de la ciudad para el transporte de pasajeros civiles, por lo que ese comenzó su construcción, sin embargo en 1929 comienza a dar servicio a pesar de seguir en . Tras un periodo de cierre para terminar la estructura principal, el espacio abre sus puertas oficialmente en 1939 como el Puerto Aéreo Central de la Ciudad de México.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/aeropuerto_1747_3000x.jpg

La fecha de 19 de noviembre de 1952 que se conmemora como aniversario oficial del aeropuerto, corresponde a una ampliación iniciada en 1949. En esta se incluyó la pista 05D-23I, una nueva plataforma, el nuevo edificio terminal, su torre de control y el edificio para autoridades de la terminal aérea. Sin embargo, no entró por completo en operaciones hasta 1954 cuando se equipó con todos los sistemas necesarios para operarlo. Y fue hasta 1963 cuando su nombre cambio oficialmente al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/aeropuerto_7931_3000x.jpg

Durante la década de los 60s el aeropuerto realizo ciertos ajustes con el fin de actualizar la terminal e incluso consideró a principios de los 70s el espacio aéreo de Santa Lucía para un nuevo aeropuerto, pero esto no se concretó. En 1998 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes le cede la adminsitración del aeropuerto directamente al AICM en la espera de su privatización e inversión privada para una mejora. Con el paso del tiempo no se llevó a cabo y se tomó la decisión de optar por la ampliación de la estructura aérea.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por AICM Oficial (@aicm_mx) el

La construcción de la Terminal 2, diseñada por el despacho de J. Francisco Serrano, inició en el 2005 y fue inaugurada formalmente en marzo de 2008. Durante este periodo en nombre es cambiado por Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México. Esta ampliación tendría el objetivo de poder cubrir la demanda de vuelos diarios, hasta la construcción de un nuevo aeropuerto. Se decide que en el Estado de México se ocuparía una zona de Texcoco, la cual había sido empleada con fines agrícolas, sería la nueva sede para el aeropuerto, concebido en esta ocasión por el arquitecto Fernando Romero y Norman Foster.

Inicialmente el aeropuerto tenía un costo estimado de 169 mil millones de pesos para su construcción en 2014 con un inicio de operaciones en 2018. Pero a medida  que avanzaba la edificación y con una atribución a la depresiación del peso, el costo aumentó hasta 285 mil millones de pesos. Entre varios factores políticos, sociales y económicos el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), es cancelado en octubre 2018, dejando en más del 90 por ciento los trabajos preliminares y una avance físico de entre 50 y 80 por ciento en algunas de las obras. Actuamente, el nuevo gobierno ha destinado los recursos a un reacondicionamiento del AICM y busca la construcción de dos pistas en Santa Lucía. Sin embargo, este plan hasta junio de 2019 se encuentra detenido pues, faltan los estudios necesarios que garanticen la posibilidad de que Santa Lucía cuente con el espacio necesario para albergar dichas pistas y se realice un estudio de impacto ambiental.

Por lo pronto, el proyecto de Texcoco se ha anunciado que será inundado para convertirse en un gran parque y reserva ecológica, en donde el proyecto estará supervisado por el arquitecto Iñaki Echeverría.