Un hogar para disfrutar del paisaje montañoso en Grecia
La arquitectura de esta casa resalta la inmensidad del paisaje del Mediterráneo.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/29/grecia_302_615x.jpg

Arquitectura e interiorismo: Dwek Architecture + Partners

Para el arquitecto Olivier Dwek, descubrir el terreno virgen en la isla griega Zante, en el mar Jónico (donde hoy se sitúa esta casa), fue una etapa esencial. “Es cuando todo sucede en la mente. Es un momento muy fuerte, que despierta la imaginación”, expresó.

Sin ninguna otra casa alrededor, esta vivienda fue construida en un acantilado, a 100 metros de altura. Su ubicación, entre el mar y el cielo, proporciona vistas excepcionales de colores intensos. “La arquitectura enmarca el azul Klein del mar; el blanco centellea como la espuma y ofrece un contraste cromático que evoca las casas tradicionales de las Cícladas”, comentó Olivier Dwek.

<>

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/29/grecia_1637_1800x.jpg
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/29/grecia_3459_1800x.jpg

Estar a la altura del pasmoso lugar, concebir una arquitectura justa y rendir homenaje a los elementos naturales son algunas de las características principales de este proyecto único. “De los primeros dibujos a la concretización, el plano se construyó alrededor de la vista”, explicó el arquitecto. Apasionado por el arte y el dibujo, Olivier Dwek siempre tuvo un gran talento para el espacio, lo que se refleja a través de su forma de trabajar los volúmenes. “Trato de no tener ninguna referencia arquitectónica”, confesó. Sin embargo, se inspiró en la arquitectura vernácula de Grecia para inscribirse en la época contemporánea.

En busca de simplicidad y geometría pura, Olivier Dwek diseñó una casa con líneas depuradas y una estética atemporal. Dividida en niveles, la vivienda consta de una piscina infinita y de varias terrazas donde se aprecian las tonalidades brillantes durante el día, y los tonos naranjados al amanecer y al atardecer. En cada área, la vida se organiza alrededor de esta visión fascinante y teatral que refuerza la sensación de estar aislado del resto del mundo en un entorno sublime y apacible. “La arquitectura tiene el papel del marco de una obra de arte”, comentó Olivier Dwek.

<>

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/29/grecia_5670_2275x.jpg

Situada en el primer nivel, la habitación principal ocupa el piso entero y tiene una terraza cubierta que deja entrar parcialmente la luz natural. En la icónica mesa Bench del danés Finn Juhl, una obra de vidrio de Ritsue Mishima acentúa los efectos de  transparencia. Una piedra natural de blancura inmaculada fue utilizada tanto en el interior como en el exterior, reforzando la conexión visual y física entre todos los espacios y creando un diálogo fuerte con el azul.

En la sala de estar principal, piezas de mobiliario de
diseñadores renombrados se combinan como la coffee table Goutte d’eau, de Ado Chale, el daybed PK80, de Poul Kjaerholm, los pequeños taburetes de Charlotte Perriand y la mesa Minguren de George Nakashima.

Aquí se vive tanto en el exterior como el interior, e imponentes muros permiten protegerse del calor y del viento. “En cada rincón se tiene la impresión de que el azul entra en este universo blanco”, destacó Olivier Dwek.

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.