Disfruta de la vida en el campo en esta increíble finca

Un criadero de caballos purasangre fue la inspiración para esta propiedad de fin de semana.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/47/finca_en_australia_habitacion__8541_615x.jpg

INTERIORISMO: FLACK STUDIO

En el estado de Victoria, Australia, esta finca del siglo XIX se extendía inicialmente en más de 30 kilómetros, y contaba con su propia calle. A lo largo de las décadas, la casa original, que fue construida en 1890, primero se transformó con una extensión de construcción en la posguerra y, más tarde, con una renovación clásica durante los años 80.

La intervención reciente de el equipo de Flack Studio tuvo como objetivo el de hacerla durar 100 años más.

El proyecto consistió en honrar el deseo de la dueña sobre disfrutar de una hermosa casa de campo y de fin de semana, con un estilo diferente al de su hogar urbano en Melbourne. Además, la vivienda había perdido su personalidad a causa de las remodelaciones anteriores, por ello se reinventó.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/47/sala_finca_australia__4953_2275x.jpg

El elemento central de la finca es el criadero para caballos purasangre, que fue una importante fuente de inspiración. En la casa, varias obras de arte y elementos de la decoración hacen referencia a los caballos, creando una conexión inmediata entre el interior y el exterior.

La propietaria quiso también que el inmueble reflejara los colores, los materiales y el espíritu de la región, como los papagayos atrevidos y el difícil trabajo de los agricultores australianos que cultivaron esta tierra durante siglos. Para David Flack —fundador de Flack Studio (basado en Melbourne)— quien creció a sólo 20 kilómetros de la propiedad, este trabajo creativo le recordó su infancia y, en particular, los tonos de los campos de canola, y las puestas de sol asombrosas que caracterizan el paisaje rural de esta área del país.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/47/finca_australia_amarillo__544_2275x.jpg

En el marco del rediseño de la casa, el equipo de Flack Studio —que trabajó mano a mano con artesanos y constructores durante 14 meses— reemplazó el techo, organizó los espacios de forma más fluida y seleccionó las piezas de mobiliario, incluyendo una silla lounge de los Eames, un sofá de Space Furniture, y lámparas de Apparatus y de Atelier Biagetti, entre otros.

Las obras de arte que representan caballos, paisajes y deportistas australianos (como las pinturas del artista D’Arcy Doyle del siglo XX) brindan también más personalidad al lugar.

Se añadieron luz y profundidad, gracias a los colores divertidos de las paredes —como el amarillo, el azul, el verde, el rojo, el negro y el gris— que adornan las distintas áreas de vida, creando una historia visual sorprendente y diferente en cada rincón de la casa, pero combinándose a la perfección.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/47/finca_muebles_verde_6416_3000x.jpg

A través de este proyecto, el equipo de Flack Studio honró los valores del campo australiano, además de dar vida a un remanso de paz —con detalles sofisticados— para la dueña, quien escapa de la ciudad con la finalidad de conseguir la tranquilidad en un entorno inspirador. 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes