'Mies on scene', el documental del edificio que cambió la historia de la arquitectura

El documental gira en torno a la obra de Mies Van Der Rohe, pero él no es el principal objetivo, sino su trabajo.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/13/mies_on_scene_documental_mies_van_der_rohe__3156_615x.jpg

Mies Van Der Rohe no es el protagonista, sino una de sus obras. Pero, ¿por qué hacerle un documental a un edificio? Porque es un espacio que ha influenciado a todos los arquitectos interesados en el Modernismo como, posiblemente, ningún otro.

El conjunto, construido como pabellón de Alemania para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, es un espacio que los arquitectos consideran un templo del diseño.

«Estamos ante Mies», dice el filósofo catalán Xavier Rubert en Mies on Scene - Barcelona in Two Acts. «Como Leonardo con las pinturas de Cristo. Es verdad que no lo asociamos, pero es una impresión estar frente a él».

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/13/mies_on_scene_documental_mies_van_der_rohe__3742_4746x.jpg

«El pabellón es una historia extraordinaria en sí mismo porque, por un lado, es uno de los edificios más famosos en la historia de la arquitectura moderna y, por el otro, está rodeado de historias y mitos medianamente entendidos», cuenta el curador del MoMA de Nueva York, Barry Bergdoll. «Las cosas más hermosas son las que su significado no lo puedes comprender. Pero, en el caso del pabellón es difícil no preguntarse qué significa, qué buscaba su creador».

El documental, dirigido por Pep Martín y Xavi Campreciós, rescata imágenes de la época y del momento en que las autoridades alemanas inauguran el espacio. Aquella, la de 1929, era una Barcelona que se inventa a sí misma, una ciudad que estaba muy de moda. A finales de la Gran Guerra, la Ciudad Condal era un lugar para mostrarse, para ver lo que pasaba en el mundo de las artes.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/13/mies_on_scene_documental_mies_van_der_rohe__772_2965x.jpg

Es verdad que, por ese entonces, Alemania no rebosaba de dinero. No obstante, en noviembre de 1928, Ludwig Mies van der Rohe fue comisionado por el gobierno alemán para diseñar el proyecto. A principios del 29 comenzaron a fluir recursos para echar a andar la construcción del pabellón en marzo. La apertura de la exhibición fue, según cuenta el trabajo de 57 minutos de duración, en mayo. La intención de los alemanes era mostrar una nueva Alemania, una más moderna y alejada del conflicto bélico

«Un pabellón organizado, ordenado, artístico, la imagen que Alemania quería que el mundo tomaría como real. La silla como un objeto maravilloso por sí mismo», describe el filósofo catalán Xavier Rubert.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/13/mies_on_scene_documental_mies_van_der_rohe__2873_3912x.jpg

Mies on Scene - Barcelona in Two Acts utiliza además entrevistas del propio arquitecto para el documental Mies van der Rohe dirigido por Georgia van der Rohe, su hija. En ellas se ve y escucha al mismo Mies contar cómo el Ministerio de Economía lo contactó para que diseñara, junto a la diseñadora de interiores Lilly Reich, un pabellón.

«Yo les dije que no sabía cómo se veía un pabellón. A lo que ellos contestaron: nosotros tampoco sabemos cómo se ve», cuenta con detalle. Para la construcción del espacio que se navega con sencillez, se utilizaron piezas de mármol y diferente tipo de cristal para darle movimiento al espacio. Yo diría que el pabellón de Barcelona es la quintaesencia, el momento en que comienzan a ejecutarse sus ideas más radicales», asegura Maartino Stierli, curador de arquitectura y diseño del MoMA, la institución que resguarda los documentos de la construcción de la obra de van der Rohe.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/13/mies_on_scene_documental_mies_van_der_rohe__1642_1500x.jpg

En otro momento, el documental también refleja también la relación del pabellón y otras obras del arquitecto como el rascacielos que construyó en Manhattan. El pabellón de Alemania estuvo montado sólo seis meses —en el mismo año que Mies se convierte en director de la Bauhaus— durante la exhibición; sin embargo, luego fue retirado de su sitio y reinstalado en el mismo lugar en 1989.

La pregunta que el espectador se hace al mirar este trabajo es qué es realmente lo que hace al pabellón tan único. Posiblemente sean los materiales clásicos combinados en un solo espacio, quizá la apertura o el reflejo de la luz en el agua. Como sea, el pabellón de van der Rohe es, dicen quienes saben de su obra, un diálogo abierto y permanente.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.