Así es el nuevo Musée de la Romanité en Francia

Este museo propone un profundo viaje al pasado romano del país francófono.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/romanite_2284_615x.jpg

Con una enorme cantidad de restos romanos en excelente estado de conservación, era cuestión de tiempo para que la ciudad de Nimes en Francia, creara un museo a la altura de su vasto pasado histórico. Así, frente a la imponente Arena romana, el museo diseñado por Elizabeth de Portzamparc enfrenta dos culturas opuestas a través de su arquitectura. Ubicado en el corazón histórico y atravesado por los restos del muro romano, el museo se establece varios límites culturales, en donde veinte siglos de estratos urbanos y diversas piezas de arquitectura se superponen.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/romanite_7839_1365x.jpg

El edificio está organizado alrededor de una calle interior que sigue el rastro de la antigua muralla. Este pasaje público conecta la explanada de la Arena con el jardín arqueológico. A través del primer piso completamente transparente, se puede apreciar al centro del edificio un atrio de 17 metros de altura que exhibe un fragmento de los Propileo del Santuario de la Fuente en una espectacular reconstrucción del sitio sagrado que data de la fundación de la ciudad pre-romana.

La fachada plisada evoca una toga romana y las baldosas de vidrio que la componen, combinan la transparencia moderna con una tradición del arte romano: los mosaicos. Esta piel traslúcida cambia de acuerdo a la hora del día y se componen de casi 7,000 tiras de cristal.

<<Conoce el museo dedicado a Yayoi Kusama>>

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/romanite_1023_1800x.jpg

“Pasé mucho tiempo analizando la Arena y preguntándome sobre la noción de un edifico contemporáneo y cómo exaltar los 21 siglos de historia arquitectónica que separan estos dos edificios. Diseñar una arquitectura ligera con la tecnología actual me pareció obvio, así como expresar las diferencias entre las dos arquitecturas a través de un diálogo verdadero; por un lado, un volumen circular rodeado de arcos romanos y bien anclado en el suelo, y por otro lado un gran volumen cuadrado, levitando y completamente envuelto en una toga de cristal”, descibre Elizabeth de Portzamparc en referencia a su diseño.

El objetivo del museo va más allá de una simple función de exposición: está diseñado como una puerta de entrada para la comprensión de la ciudad y su historia, es una lectura de la huella romana en la región mediterránea.

elizabethdeportzamparc.com

museedelaromanite.fr