¡El pabellón Le Corbusier reabre sus puertas con la colección de arte del arquitecto!
El último diseño de Le Corbusier, pasó por un extenso proyecto de restauración de varias décadas antes de abrir al público este año.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/25/museo_pabellon_le_corbusier_5954_615x.jpg

Por primera vez desde su concepción hace más de medio siglo, y después de una extensa renovación, el Pabellón de Le Corbusier, —un museo diseñado por él, que también exhibe obras de él— se ha completado de una manera que hubiera dejado satisfecho a su creador. Pero fue un largo y arduo viaje para llegar a este punto.

A principios de la década de 1960, la ciudad de Zúrich elaboró ​​un plan para celebrar al arquitecto suizo Le Corbusier. Al redactar los considerables exitos de su imponente carrera, la ciudad imaginó un museo diseñado por él en donde se exhibirían sus obras. Las circunstancias, sin embargo, enviaron el proyecto en una dirección diferente. La construcción comenzó en 1964, pero en 1965, Le Corbusier murió, lo que convirtió al museo en su último diseño y obligó al nuevo museo a armar un nuevo equipo de construcción. Luego, una vez que se abrió, las demandas logísticas y los costos operativos asociados con la administración de un museo demostraron ser demasiado para una sola persona, Heidi Weber, por lo que el edificio languideció durante medio siglo, abriéndose al público solo de manera intermitente.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/25/museo_pabellon_le_corbusier_paris__5763_3000x.jpg

(Leer más: 9 cosas que no sabías del ícono de la arquitectura, Frank Lloyd Wright)

Cuando el período operativo de 50 años llegó a su fin en 2014, Zurich se dispuso a buscar un nuevo operador, eventualmente estableciéndose en el Museum für Gestaltung Zürich, una institución que se especializa en diseño y comunicación visual. Junto con la ciudad, el museo se propuso restaurar completamente el edificio desde adentro hacia afuera. Para ello, contrataron a los arquitectos locales Silvio Schmed y Arthur Rüegg, quienes colaboraron en una preservación meticulosa y exhaustiva del trabajo final de Le Corbusier. "Se preocuparon por todos y cada uno de los tornillos", dice el director del museo, Christian Brändle. Con cincuenta años de mantenimiento diferido realizado para un complejo proceso de conservación. "La ciudad esperaba que Heidi Weber manejara este lugar como un museo, pero, como persona privada, simplemente no es posible", explica Brändle. "Había mucha corrosión y óxido en todas partes", dice. Para llegar a esa oxidación, el equipo de preservación primero necesitaba retirar las capas de pintura, luego de 50 años de mantenimiento fuera de la vista. Como explica Brändle, "lo habían pintado siete veces".

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/25/museo_pabellon_le_corbusier_paris_reabre_puertas__9187_3000x.jpg

Recientemente inaugurado después de su restauración, el museo ofrece un programa de exhibición pública en la forma en que la ciudad originalmente había pensado: como un foro para presentar el trabajo y las ideas de Le Corbusier. El museo considera el edificio en sí mismo como una parte fundamental del programa curatorial. "Muchas de las ideas que Le Corbusier hizo durante su vida se construyen en este edificio", dice Brändle, citando su construcción de vidrio y acero, elementos prefabricados, superficies pintadas de colores brillantes y un paseo arquitectónico interior-exterior.

Para su exposición inaugural, Mon Univers, el museo presenta obras de la prolífica colección de objetos de arte de Le Corbusier que acumuló en sus viajes mundiales. Esa presentación está acompañada por las fotografías de René Burri que describen al arquitecto y su obra, junto con documentos de archivo de la Fundación Le Corbusier.

Texto publicado originalmente en AD US.

(Leer más: Luminosidad al natural, una residencia con diseño exquisito en Guadalajara)

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.