Paraíso caribeño en Yucatán

Sofía Aspe diseñó una ecléctica casa de playa en el sureste mexicano.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/paraiso_en_yucatan_4437_615x.jpg

ARQUITECTURA: Artigas Arquitectos

INTERIORISMO: Sofía Aspe Interiorismo

¿Quién no ha anhelado dejar la vida ajetreada de la ciudad para habitar una casa de ensueño junto a la playa? Gracias a Artigas Arquitectos y a Sofía Aspe Interiorismo, quienes vuelven a conformar una exitosa mancuerna, este sueño se hizo realidad mediante el diseño de una ecléctica casa de playa en la costa de Yucatán, la cual destaca por su arquitectura caribeña y un interiorismo con toques modernistas.

"El concepto fue concebir un espacio bicromático en blanco y negro donde pudiera contrastar el gran colorido exterior de la naturaleza y el azul del mar. Se buscó también incluir toques vintage, piezas icónicas de mobiliario y arte contemporáneo, así como algunos acentos de mexicanidad y artesanía sofisticada", explicó Sofía Aspe.

>> Descubre 13 ideas para renovar tu terraza.<<

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/paraiso_en_yucatan_5481_1800x.jpg

Para lograr que la vivienda tuviera ese toque caribeño, específicamente yucateco, fue esencial elegir materiales propios de la península, que además permitieron crear interesantes juegos de texturas por sí mismos y en relación con otros elementos, como el mobiliario o los textiles.

“Las fibras naturales propias de la región, tales como el yute y el henequén —de gran durabilidad—, crean texturas y ambientes tropicales y orgánicos. Los patrones geométricos aportan simetría y también toques lúdicos a los espacios, como la tapicería a rayas blancas y negras de la escuadra del cuarto de TV o de los camastros”.

Uno de los retos más importantes al construir y diseñar en la región tiene que ver, sin duda alguna, con las condiciones de humedad, salinidad y las altas temperaturas, por lo que es indispensable considerar estos factores al elegir los materiales, los cuales deben ser muy resistentes y duraderos.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/paraiso_en_yucatan_7529_3000x.jpg

“El criterio se basó en tres premisas: comodidad, belleza y durabilidad. Asimismo, la estética giró en torno a una paleta blanca y negra, así como a tonos beige y cafés propios de materiales naturales como la paja, el mimbre, el yute y la cuerda. La iluminación en tonos cálidos se planeó para realzar el arte, así como algunas piezas de mobiliario”, indicó la interiorista.

Por supuesto, parte importante del diseño interior reside en seleccionar elementos que sean capaces de contar historias y de reflejar la personalidad de quienes habitan el espacio.

“En especial, se favorecieron las cerámicas artesanales vintage, así como distintos corales en tonos blancos y negros naturales. Los objetos hablan de sus habitantes, es decir, de mis clientes. Es a través de su uso que puedo contar una historia sobre quiénes son ellos y qué estilos favorecen y coleccionan. De allí mi afán de colocarlos de manera que convivan armónicamente y que generen diálogos interesantes entre ellos”.
 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/31/paraiso_en_yucatan_6020_1800x.jpg

Sin lugar a dudas, la paleta de color es otra de las elecciones indispensables en el interiorismo, especialmente en un proyecto como éste, en el que las condiciones climáticas y el entorno tienen un fuerte impacto.

“Ante el blanco, o ausencia de color, las formas y texturas de los objetos toman un protagonismo especial donde cada uno de ellos debe de aportar valor a la suma del todo que conforma el espacio. La selección de tonalidades es un descanso al ojo y a la mente ante el enorme colorido propio de un estado como Yucatán.

Los intensos colores verdes y azules del mar, los rojos, naranjas y rosas de los atardeceres, y el verde y los ocres de las plantas, en contraste con lo monocromático del proyecto; resultan más intensos que nunca”, concluyó Sofía Aspe