Residencias con VISIÓN ARQUITECTÓNICA
Por su filosofía y por su moderno y atractivo diseño, este proyecto habitacional se ha convertido en un hito urbano.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/50/vision_5707_615x.jpg

Arquitectura: Javier Ruiz, de JRA Arquitectos

El proyecto de Álika Residencial ha surgido como una verdadera preocupación por resolver la necesidad de vivienda social con buen diseño. Para el arquitecto Javier Ruiz, de JRA Arquitectos, es claro que un mejor diseño no tiene por qué ser más costoso. Sólo se requiere compromiso con la comunidad, pasión por la buena arquitectura y creatividad para lograr que un desarrollo urbano sea digno y genere una mejor calidad de vida. Así fue creado Álika Residencial, en un predio que se encuentra dentro de la mancha urbana de la zona norte de la ciudad de Veracruz. Con uso habitacional y una densidad aprobada para cuatro mil viviendas, se crearon sólo dos mil para poder ofrecer mayores áreas verdes y de convivencia.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/50/vision_7981_1800x.jpg

Las viviendas Dúplex Álika de la primera etapa tienen un precio promedio de venta de seis mil 700 pesos por metro cuadrado, lo cual ubica a cada vivienda
dentro del segmento de interés social, y aquí es donde se rompe el paradigma al emplear materiales de alta calidad. Cada morada cambia los estándares de diseño en su tipología, con su fachada de innovador diseño y aplicación de materiales de calidad, como el concreto aparente y la madera cerámica, que usualmente se utilizan en residencias de alto costo. El proyecto tiene una altura interior libre de 2.70 metros y amplias ventanas que proveen ventilación e iluminación natural a los espacios habitables. Para disminuir la temperatura en el interior, la casa cuenta con aleros en las ventanas y pretiles de mayor altura en la azotea. Además de sus dos recámaras, sala, comedor y cocina, ofrece medio baño, área de lavado techada y una amplia alcoba.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/50/vision_6734_1800x.jpg

La vivienda cuenta con canalizaciones de voz y datos desde la acometida hasta los puntos de conexión en el interior, así como bases coladas en la azotea, para los equipos de aire acondicionado. La fachada principal consiste en dos volúmenes que se intersectan, con un volado que brinda la sensación de estar flotando. La estética del acabado de concreto se logra desde el colado, con piezas especiales diseñadas para el molde metálico, dando la apariencia de la cimbra de madera que se utiliza en el colado tradicional. “Nos propusimos diseñar un prototipo de vivienda dúplex que, con su distribución, aprovechara al máximo los espacios mínimos. Un proyecto de estas dimensiones y de bajo costo representó un reto mucho mayor”, concluyó el arquitecto Javier Ruiz.