La transformación de una bodega a una residencia contemporánea
Este proyecto en el corazón de Londres, demuestra el arte de renovar un espacio inesperado en un hogar funcional.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/30/courtyard_8338_615x.jpg

Diseño: De Rosee SA

Lo que antes era una bodega en Londres, ahora es una residencia familiar con una fuerte afinidad al diseño y la arquitectura moderna. Esta transición radical fue gracias a la visión de los arquitectos londinenses De Rosee SA, quienes mantuvieron la visión de los clientes y la historia del sitio.

El objetivo fue prevenir que el almacén de madera se convirtiera en un simple espacio muerto en el jardín, como el resto del contexto. Sin embargo, el reto era enfrentarse a cumplir ciertas reglas: esto significa que el propietario podía proyectar un espacio siempre y cuando se mantenga un estilo determinado, se respeten los límites de altura, y esté autorizado por los 21 vecinos.

>>Este departamento de 50 metros cuadrados aprovechó al máximo su espacio con un diseño chic e inteligente<<

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/30/courtyard_3630_1800x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/30/courtyard_4108_1800x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/30/courtyard_1877_1365x.jpg

La primer propuesta por parte de los arquitectos fue pensar fuera de la caja para crear un sótano y hacer posibles las dos habitaciones. El resultado fue lograr espacio de 110 metros cuadrados que necesitaba el cliente pese a las estrictas regulaciones.

Esto da entrada a que el primer nivel esté dividido en una sala, cocina y la recámara principal con un baño completo, mientras que en el sótano está ubicada una habitación con su baño y un patio privado. Por lo que provocó una distribución de las áreas sociales y las privadas, que mantienen un contacto gracias a las diferentes perspectivas de la arquitectura.

>>Descubre el rediseño de esta vivienda tradicional en los Países Bajos.<<

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/30/courtyard_2076_1800x.jpg

El estilo de la casa está dirigido principalmente por sus techos de dos aguas y la abundante iluminación natural, ya que por reglamento y cuestiones de privacidad no se pudieron instalar ventanas laterales. Así que, una vez más los diseñadores pensaron en una solución cretiva e instalan tragaluces de 37 metros de largo permiten que entre la luz a todos los rincones. El efecto se acentuó con un interiorismo casi completamente blanco, adornado levemente con la misma madera de cedro que había en el almacén en ciertos cortes contemporáneos.

Otro elemento clave son las puertas de cristal que permiten la conexión directa con los tres nuevos jardines, creando una atmósfera de apertura para borrar toda línea entre interiores y exteriores. De esta manera la vivienda que lo habita disfruta de un hogar dinámico y funcional.

deroseesa.com