Las ciudades que demuestran la transformación arquitectónica de China
El país asiático se ha convertido en un gran escenario experimental en el que convergen el alto diseño, la modernidad y la historia.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/06/transformacion_arquitectura_china_7705_615x.jpg

China se ha convertido en poco tiempo en un ejemplo para el mundo: el país de más de mil 300 millones de habitantes no sólo ha destacado por su desarrollo económico, sino por ser un bastión para la innovación, el impulso a la tecnología y por su puesto, la creación de una sociedad vanguardista. Esto incluye la aplicación de los sistemas más modernos para reconfigurar sus ciudades, de la mano de arquitectura de autor y alto diseño.

Esto lo constató el mundo hace una década cuando el país ofreció sedes emblemáticas para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008: desde el estadio en forma de nido de Herzog & de Meuron hasta el cubo de agua para las competencias acuáticas. Sin embargo, desde hace una década se han sumado nuevos iconos que aquí repasamos.

((Leer más: Un resort paradisíaco en China.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/06/transformacion_arquitectura_china_6158_3000x.jpg

Shenzhen

Lo que hace años era una villa de pescadores, hoy es una de las ciudades más modernas de China, donde se desarrolla tecnología de punta y vida cosmopolita. En cuanto a edificios, es la urbe del país en la que se construyen más rascacielos, cuyos ejemplos más representativos incluyen el Centro Financiero Internacional Ping An, un rascacielos de 600 metros; Qianhai Financial Centre; el KK10, de más de 400 metros y diseño curvo, y la Noble Tower.

Sin embargo, esto es solo un vistazo para la región: recientemente el despacho Adrian Smith + Gordon Gill prepara un complejo que incluye lo que será el rascacielos más alto de China y el segundo del mundo con casi 700 metros de altura. El Shenzhen-Hong Kong International Center es una esbelta torre en vidrio y capas de textura, con funciones multiusos e impresionantes miradores en la punta. Dicho complejo estaría completado en 2024.

Otro desarrollo en proceso en esta ciudad es uno de Foster + Partners para el Merchants Bank, que incluye dos torres, una de 350 metros y otra de 180. La más alta se estructurará con pisos libres de pilares y una fachada de vidrio. Ambos edificios estarán conectados por una plaza comercial, y en general el complejo apelará a altos patrones de confort ambiental y sustentabilidad. 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/06/transformacion_arquitectura_china_5786_3000x.jpg

Beijing

La capital china se ha convertido en un escaparate para el desarrollo de arquitectura contemporánea con nombres de todo el mundo participando en estas obras. Además, sus nuevas edificaciones conviven con sitios antiguos y la historia de 3 milenios. La oferta va desde el Aeropuerto Internacional, la Biblioteca Nacional de China y la estación sur de ferrocarril. Pero si de elegir alguno se trata, puede mencionarse la torre de oficinas Leeza SOHO, diseñada por Zaha Hadid, cuyo mayor impacto además de su diseño circular es el atrio más alto del mundo, con 190 metros de profundidad.

Otro protagonista de la panorámica en la ciudad es la sede la Televisión Central de China, cuyo diseño de primera vista luce como un gran volumen ahuecado. Sin embargo, se trata de dos torres que se inclinan una hacia la otra y se unen en una dirección perpendicular. El proyecto fue dirigido por OMA / Rem Koolhaas.

Y por último, no puede dejarse el Centro Nacional de Artes Escénicas (llamado El Huevo), una estructura compuesta por una cúpula oval sobre un lago artificial. Su autor, Paul Andreu, dividió el espacio interior en cinco secciones con forma de pétalos recubiertas con paneles de vidrio.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/06/transformacion_arquitectura_china_7599_3000x.jpg

Tianjín

Al norte del país, esta ciudad portuaria mezcla casas de estilo europeo, fruto de haber albergado concesiones de países occidentales, con numerosos rascacielos modernos, como la Torre de Radio y Televisión de Tianjin de más de 400 metros de altura; el Centro Cultural, que incluye edificios de arquitectos internacionales o la Universidad Nankai, que mezcla elementos tradicionales de China.

Pero un ejemplo imperdible es la Biblioteca Tianjin Binhai, un futurista edificio cuya mayor peculiaridad es la estantería ondulada y en muchos casos con libros pintados, y su auditorio interior en forma de una gran esfera, el cual, desde el exterior, asemeja el iris de un ojo, pues la fachada es una gran caja que deja entrever la intervención ovalada. Este inmueble de 21 metros de diámetro se ha vuelto un referente de la nueva escena en China.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.