Transformación urbana en la Colonia Juárez
La colonia Juárez, en la Ciudad de México, está en plena transformación y Havre 77 ilustra esta nueva era.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/25/transformacion_en_la_juarez_5813_615x.jpg

Arquitectura: Francisco Pardo Arquitecto y Julio Amezcua

Una casa abandonada del siglo XIX fue el punto de partida de los arquitectos Francisco Pardo y Julio Amezcua, quienes colaboraron para crear Havre 77. Construido por ReUrbano, este proyecto de “reciclaje y re-densificación urbana”, según Francisco Pardo, forma parte de un programa más amplio de regeneración de la tradicional colonia Juárez.

A principios del siglo XX y antes de haber sido afectada por la revolución y dos terremotos, esta área fue una de las más exclusivas de la ciudad, por lo que era esencial revitalizarla con respeto por el pasado.

Francisco Pardo y Julio Amezcua quisieron inventar nuevos espacios adaptados al modo de vida actual a través de un lenguaje arquitectónico contemporáneo, y crear una sinergia entre el edificio y el barrio. Hoy, este proyecto de mil 485 metros cuadrados reúne oficinas, espacios de coworking y de vida, un patio y dos restaurantes (uno de comida francesa y otro de comida japonesa).

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/25/transformacion_en_la_juarez_4341_1800x.jpg

La estructura de la casa es ahora mixta, pues una nueva parte de acero y de hormigón extendida en dos niveles se suma al antiguo edificio de ladrillo, “como una prótesis en un cuerpo humano”, explicó Francisco Pardo. Urbanismo, entorno directo y usuarios: muchos elementos fueron tomados en cuenta para dar vida a un proyecto inclusivo que generara un beneficio para la zona y sus habitantes.

Como afirma Francisco Pardo, la arquitectura es una herramienta para el desarrollo social no sólo de México, sino también del mundo. “Havre 77 destaca por su enfoque humano y pone de relieve las potencialidades colectivas de los edificios abandonados en el corazón de la Ciudad de México”, comentó.

A poca distancia de Havre 77, otros dos proyectos del arquitecto mexicano (Havre 69, de uso mixto, y el mercado Milán 44) tienen el mismo objetivo y espíritu, que consiste en rescatar estructuras con valor patrimonial para adaptarlas a nuestro tiempo y contribuir a fomentar nuevas relaciones con la ciudad y sus habitantes.