El Atlas de Riesgos de la CDMX, un mapeo de las zonas sísmicas de la ciudad

Ahora, es posible saber cuáles son las características del suelo en cada zona de la ciudad.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/38/atlas_de_riesgos_cdmx_mapa_zonas_sismicas__4516_615x.jpg

En 2007, la entonces administración de Marcelo Ebrard anunció la creación de un documento que pudiera ubicar los puntos vulnerables del Distrito Federal ante un sismo, una inundación, una explosión o cualquier otro siniestro. Incluso, se habló de darlo a conocer al año siguiente, pero esto no sucedió.

Dos años después, quien fuera secretario de Protección Civil, Miguel Elías Moreno, refirió que los datos sobre ese documento, denominado Atlas de Riesgos, no podían darse a conocer porque se generaría una crisis en bienes raíces. “Solamente los especialistas pueden interpretar estos datos y esto no representa un peligro real”, aseguró.

“Con estos mapas de riesgo en función del riesgo, las aseguradoras generan sus tarifas y dicen qué zonas cubrir” comenta Lourdes Rascón, especialista en seguro de casa habitación y Directora de Autos en Marsh.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/38/atlas_de_riesgos_cdmx_mapa_zonas_sismicas__8624_1800x.jpg

Ya durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera, en 2013 se dieron a conocer lineamientos para integrar de forma efectiva dicho Atlas, con una cartografía digital, sistemas informáticos, hipótesis sobre catástrofes y simulaciones, además de la promesa de liberar toda esta información para que pudiera ser de carácter pública.

No obstante, estos esfuerzos tienen su origen varias décadas atrás, justamente en función de los sismos en la ciudad. “Ya desde el 57 se establece un mecanismo para medir los temblores, para hacer propuestas de reacción, y el mapa de riesgos es uno de los instrumentos para poder prever en dónde puede afectar más un sismo de determinada característica de otro”, dijo a AD el arquitecto Juan Ignacio del Cueto Ruiz-Funes, coordinador del Centro de Investigaciones en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje de la UNAM

Pero fue hasta el año pasado, apenas 17 días después del trágico sismo del 19 de septiembre, que el Gobierno de la Ciudad de México hizo público el Atlas de Peligros y Riesgos de la CDMX, un compilado de siete categorías que van desde información geológica, hidrológica, meteorológica, químico-tecnológico, socio organizativos, así como diversos escenarios. De todos esto, destacan la vista de la Zona Sísmica y la que reúne la información de aquel temblor de 7.1 grados de magnitud.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/38/atlas_de_riesgos_cdmx_mapa_zonas_sismicas__3057_3000x.jpg

En el caso del primer elemento, se hace una división por regiones y su potencial sísmico, los cuales son Zona I (Lomas); Zona II (transición), y Zona III a, b, c y d, ubicada en donde antiguamente se encontraban el lago de Texcoco y el de Xochimilco, en la cual, al ser depósitos lacustres muy blandos y compresibles, se favorece la amplificación de las ondas sísmicas. 

Las cuatro secciones de la Zona III conforman un perímetro que va desde Circuito Interior (en la Nueva Anzures), Jardines de Morelos (Ecatepec), carretera a Texcoco, y la Nueva Carretera Xochimilco-Tulyehualco (Xochimilco). Y dentro de esta área, la ‘d -o roja-’ se ubica en tres lugares: entre Santa Cruz Meyehualco (Iztapalapa) y Valle de Aragón (Edomex), entre la Conchita Zapotitlán y San Miguel Xico (Tláhuac), y frente a Canal de Chalco (Tláhuac) y la Concepción Tlacoapa (Xochimilco).

En cuanto a la información del sismo del 19 de septiembre, el Atlas concluye lo siguiente: “La mayor afectación ocurrió en la Zona de Transición (Zona II) y Zona Lacustre (IIIa). Se tienen dos lineamientos Inferidos, los cuales forman una barrera natural, en donde las ondas sísmicas quedan rebotando, haciendo que la propagación de las ondas se intensifiquen”. Es decir, los mayores daños se produjeron en una línea curva que va de la Gustavo A. Madero a Xochimilco, pero sobre los límites al oeste de lo que fuera el lago.

Además de estos datos, se cuentan los inmuebles colapsados, ubicados por colonias y uso de suelo, así como las fracturas inferidas.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/38/atlas_de_riesgos_cdmx_mapa_zonas_sismicas__5176_1800x.jpg

La futura jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, a través de lo que será el Centro Integral de Atención y Gestión de Riesgos (actualmente Protección Civil) ya refirió que se hará pública la información de los Atlas de Riesgo para que las personas sepan en qué tipo de suelo están viviendo. “Vamos a dejar de lado los temas de emergencia porque siempre va a haber, la idea es que verdaderamente empecemos a trabajar sobre la prevención y esto significa tener los estudios necesarios para conocer lo que pasa en esta ciudad, desde el subsuelo hasta arriba”, refirió Myriam Urzúa, futura titular de este Centro, a inicios de septiembre.

Por su parte, del Cueto Ruiz-Funes reiteró la valía de hacer visible dicha información. “Creo que se tiene que hacer público. Somos una sociedad que vive en riesgo. Debemos saber dónde están las partes más delicadas. Por ejemplo, quienes viven en la Condesa viven en un lugar maravilloso, pero son casi kamikazes, sabemos que ahí siempre se va a sentir (un sismo)”.

Así, el poder contar con esta información será de gran ayuda para futuros momentos, pues tal como refiere el Centro Nacional de Prevención de Desastres, los atlas de riesgos “son herramientas que nos permiten hacer una mejor planeación del desarrollo para contar con infraestructura más segura y de esta forma contribuir a la toma de decisiones para la reducción de riesgos de desastres".