Carta Editorial: VERANO EN CALMA
Nuestra Directora Editorial María Alcocer, nos cuenta sobre la inspiración detrás de la edición de julio.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/26/carta_2132_615x.jpg

Esta temporada los días son más largos, la luz es más radiante, los colores vibran con mayor intensidad, lo natural se muestra tal y como es: franco, genuino y espontáneo, la brisa revitalizante viene del mar; las terrazas, las hamacas y las piscinas están listas... La calma está servida.

Querido lector, en esta edición te mostramos un interiorismo brillante y sin pretensiones. Seguimos los vestigios del sol para recorrer las casas de verano perfectas, las cuales resplandecen apacibles y luminosas. En ellas queremos estar; son refugios cuyas propuestas de diseño moderno, cálido y generoso dan sentido a nuestros días durante esta época. Iniciamos el emocionante recorrido con nuestra casa de portada en Copenhagen; una propuesta contemporánea auténtica que emociona por la combinación audaz de elementos propios de la edificación original con piezas de diseño icónico y una paleta cromática atrevida y chic.

En la costa de Yucatán, Artigas Arquitectos y Sofía Aspe nos muestran su savoir-faire con una residencia en Chicxulub cuya arquitectura mira todos los días al Caribe mexicano y cuyo interiorismo ecléctico nos deleita con la mezcla perfecta de fibras naturales, materiales de la región, texturas orgánicas y patrones geométricos. En Acapulco, Marcos Hagerman rescató la esencia de La Solana, una casa modernista a la que le dio una imagen renovada para disfrutar los eternos soles que nos regala el verano. Y por último, en Ixtapa emerge una obra de Margaret Bissu que hace honor al nombre de la ciudad —en náhuatl “lugar blanco”—, al lograr un lienzo en blanco con una explosión de color, texturas y arte sin igual, y que además, se complementa con el azul profundo del Pacífico.

En fin, es verano y te invitamos a abrirle las puertas para que el vendaval de lo natural y la vitalidad del color entre en casa y se instale con su esencia ligera y fresca. Querido lector, te deseo un verano calmo y feliz.