El arte de las escenografías: las cintas de Johnny Depp

Repasamos el diseño relacionado a los filmes del actor, que ha protagonizado increíbles producciones.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/24/peliculas_1784_615x.jpg

El actor Johnny Depp se ha vuelto un referente en el mundo del cine de los últimos años. A través de sus personajes y las historia que protagoniza nos ha llevado a mundos insospechados en sus más de cincuenta trabajos en los que ha colaborado desde que inició su carrera a mediados de los ochenta: desde parques de diversiones, el viaje que puede realizarse a través de un espejo, los enigmáticos océanos o las urbes de Nueva York, París y Londres para hablar de magia.

Esas escenografías se han vuelto referentes de creatividad e innovación, que seguramente no podrían disociarse de Depp. Por eso, repasamos cinco trabajos de ambiente en las películas en las que este actor ha estado involucrado.

Leer más: Los 10 autos más icónicos del cine.

El joven manos de tijera

Esta es la historia de Edward, un hombre creado artificialmente y cuya peculiaridad es tener tijeras en vez de manos. Cuando es adoptado por una familia de clase media, la trama comienza a enredarse, pues Edward se enamora de la hija adolescente. Todo esto sucede en locaciones hechas en Lutz, Florida, donde la producción se encargó de recrear un barrio de casas similares, únicamente de cuatro colores.

Otra característica en la cinta son impresionantes arbustos podados, hechos por las tijeras de Edward; para este caso, la producción las hizo sobre la base de esqueletos que posteriormente fueron adornados con hojas.

Finalmente, la mansión en la que vive Edward, un castillo que parece estar a las orillas del pueblo, fue construida en Dade City. Para las tomas que lo integraban al barrio se usaron pinturas mate, mientras que los interiores fueron construidos en un set de los estudios Fox.

La leyenda del jinete sin cabeza

Dirigida por Tim Burton, esta película narra cómo el agente Ichabod Crane es enviado hacia 1799 a un poblado de Nueva York para investigar una serie de asesinatos cuya peculiaridad es que las víctimas son decapitadas. Al adentrarse en el caso, Crane descubre una trama en la que se involucra la leyenda del jinete sin cabeza.

La cinta fue filmada en su mayoría a las afueras de Londres, con el objetivo de recrear un cuento de terror con reminiscencias góticas. El diseño de producción, retorcido y a la vez de alta estética, corrió a cargo de Rick Heinrichs, mientras que la fotografía fue del mexicano Emmanuel Lubezki.

Algunas peculiaridades que pueden destacarse son las casas de tejados a dos aguas, un molino sobre la colina (a manera de un guiño a Frankenstein), los bosques de árboles deshojados, el enredado árbol que abre la puerta al infierno, los espantapájaros, la niebla nocturna, y los relámpagos y truenos.

Charlie y la fábrica chocolate

La adaptación de la novela homónima de 1964 explora las aventuras de Charlie Bucket, un niño que junto a otros cinco pequeños gana un pase para entrar a la fábrica de Willy Wonka. Una vez adentro de ese dulce universo, Wonka pone a prueba a los menores para evaluar sus valores y eventualmente encontrar un heredero.

En cuanto la ambientación, esta es atemporal y sin ninguna referencia específica a algún país, igual que sucede en el libro. Para lograrlo, se usaron técnicas como colocar los coches en el centro de las carreteras. La ciudad en la que ocurre la historia se inspiró en la fotografía en blanco y negro del fotógrafo británico Bill Brandt, y el resultado es un pueblo medieval, con la fábrica de Wonka en lo alto y la casa de los Bucket al fondo.

Justo para la fábrica se usó un estilo de arquitectura similar al de la Italia de Mussolini, mientras que los interiores se diseñaron en foros de 360 grados, similares a los cicloramas. La idea fue hacer una mezcla de escenas de los 50 y 60 con los tonos de la idea de futurismo que se tenía en aquellos años. Otras referencias para interiores fueron las cintas 2001: A Space Odyssey, Danger: Diabolik y THX 1138.

Sweeney Todd

Adaptada del musical homónimo, se trata de la historia de Benjamin Barker, quien en afán de una venganza contra quien le arruinó la vida, cambiará su nombre por Sweeney Todd y se convertirá en un barbero que asesina a sus clientes con una navaja de afeitar; la peculiaridad extra es la ayudad de su vecina, la señora Lovett, quien a su vez usa los cadáveres para hacer pasteles.

La historia se ubica en Londres, por lo que el diseñador de producción Dante Ferretti recreó una ciudad más oscura y siniestra, principalmente basada en las imágenes del pintor John Atkinson Grimshaw, cuyo estilo es de carácter romántico y borroso. Destaca, además, un recurso cromático de borrar los colores, salvo el rojo de la sangre.

Alicia en el país de las maravillas

El clásico de esta niña y su viaje a un mundo mágico es reinventado en la versión de 2010. Ahora, Alicia es ya una joven a punto de comprometerse, pero que por diversas circunstancias regresa al país de las maravillas, un lugar al que viajó 10 años atrás, aunque no lo recuerda. Allí, sus viejos amigos sí la tienen presente y ahora debe ayudarlos a vencer a la reina roja, quien se ha hecho del control del país.

La mayor parte de esta película fue creada de forma digital, a tal velocidad que el elenco llegó a sentir nauseas por estar tanto tiempo grabando rodeados de verde. Lo que sí sucede en locaciones reales son las escenas que tienen lugar en la época victoriana, justo cuando van a proponerle matrimonio a Alicia. Estas fueron filmadas en la parroquia civil de Torpoint y la ciudad de Plymouth, ambas en Inglaterra.

Leer más: Los cinco escenógrafos mexicanos que debes conocer.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.