Esta es la exclusiva opción para vivir en Riviera Maya

El complejo de residencias en Mayakoba conjuga diseño, lujo y la experiencia más íntima en medio de la selva.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/39/casa_rosewood_mayakoba_1_6885_615x.jpg

El paraíso tiene nombre: en México se llama Riviera Maya, la franja de más de 120 kilómetros que se extiende frente al mar Caribe y reúne lo más selecto de la naturaleza y el turismo eco chic. El azul turquesa de su mar, las reminiscencias mayas en las ruinas de Tulum y toda la vida cosmopolita junto a las reservas protegidas de la zona hacen de este espacio un sitio obligado para conocer y vivirlo.

Para hacerlo hay opciones resort que recrean experiencias únicas en ambientes con la genética de la misma Riviera: frescura, tradición, vegetación y mucha intimidad. Todo coronado por spots gastronómicos con los mejores platillos de la región. O también existe la posibilidad de abstraerse, tomar lo mejor de todos estos elementos y adecuarlos a un hogar propio, tan único como confortable.

Pero la clave para encontrar el sitio ideal viene de muchos factores involucrados, que solo pocos espacios pueden reunir a la vez y satisfacer de forma completa. En un recorrido por las aguas cristalinas de la zona encontramos las respuestas y la residencia ideal que cumplirá el objetivo de volverse un nuevo hogar. Aquí la presentamos, junto a sus motivos de elección.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/39/fusion_de_lujo_y_exclusividad_en_estas_residencias_en_riviera_maya_633377035_3000x.jpg

 

Exclusividad en un concepto

Sin duda, para vivir en Riviera Maya hay que hacerlo en la propuesta única de Mayakoba, el destino turístico que se ha convertido en un referente de balance perfecto entre lujo y sustentabilidad. Su proyecto de vivienda se basa en dos complejos residenciales situados al lado de dos de sus resorts, Fairmont y Rosewood, con la esencia de ambos hoteles, pero totalmente independientes y sin ninguna necesidad directa de interrelación con el área de huéspedes.

Para el caso de las residencias en Fairmont, el concepto es vivienda vertical en 70 espacios distribuidos en 12 edificios, y cuyo modelo de compra puede ser full owner o fractional: una doceava parte que permite al propietario gozar del espacio hasta cinco semanas al año. En Rosewood, son sólo 33 residencias, todas en modelo full owner. Para ambos, la garantía de exclusividad está en una fecha: ambos prevén tener el total de ocupación hacia 2022, pero no se ampliarán justo para conservar el sentido íntimo y de protección al ambiente que hoy ostenta.

 

Amplitud y versatilidad: las claves

Si la inquietud está en los espacios, aquí no hay dudas: familias y parejas son bienvenidas en la comodidad de múltiples opciones para vivir. En Fairmont, la oferta va desde departamentos de tres recámaras en 270 metros cuadrados hasta Pent House de cuatro habitaciones, techo doble y 500 metros cuadrados, en los que pueden convivir hasta 12 personas. Lo mejor es que la diferencia de cuartos no sacrifica la circulación o elementos de confort: en todos se halla sala, comedor, vestidor, cuartos de baño, alberca y camastros. Y para las versiones más amplias, se suma incluso un roof top con jacuzzi.

Si la exigencia es mayor y se busca maximizar las opciones, las residencias en Rosewood van de las dos a las cuatro recámaras, pero en superficies de los 700 a los 900 metros cuadrados, distribuidas en dos niveles. Una forma única para definir el valor de los espacios con áreas tan inimaginables como imprescindibles para crear grandes experiencias.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/39/fusion_de_lujo_y_exclusividad_en_estas_residencias_en_riviera_maya_20680971_3000x.jpg

 

Lujo y diseño que enamora

No solo importa tener metros cuadrados para habitar, sino la arquitectura e interiorismo ideales para generar los ambientes óptimos. Por eso, las residencias Mayakoba recuperan el espíritu de la Riviera y lo trasladan de forma exquisita a su concepto creativo. Para el caso de Rosewood, el proyecto arquitectónico estuvo a cargo del despacho Gómez Vázquez International bajo un concepto abierto con acabados en mármol y parteluces de madera, y cuya idea parece ser la de emerger de entre los canales y la vegetación en la que se enclava. A esto colaboran la terraza y albercas, más el contacto con el exterior por medio de regaderas al aire libre, que en suma hacen una integración total al entorno.

En cuanto al interiorismo, el proyecto corrió a cargo de BXSM NYC; la propuesta busca recuperar texturas naturales, muebles francos y elementos como cuerdas, pieles y hasta piedra para mantener la atmósfera artesanal. Los toques de acento se dan en acabados en metal, patrones geométricos y tapicería cruda.

Del lado de Fairmont, la arquitectura de paisaje estuvo a cargo del arquitecto Pedro Pablo Velasco y su despacho Maat Handasa, mientras que el proyecto arquitectónico fue de SV Architech. Los interiores recuperan los elementos del entorno, y a través de materiales naturales como madera  de tzalam o mármol, junto a muebles de líneas simples, hacen un ambiente tradicional en una paleta de colores neutra, pero bien integrada al sentido exterior.

Quizá lo mejor de todo es que tanto los departamentos de Fairmont como las residencias de Rosewood se entregan amuebladas, totalmente listas para vivirse sin temor a los detalles de lujo y sofisticación.

 

La naturaleza, el mejor escenario

Uno de los atractivos principales de la Riviera Maya es su exuberante belleza natural. A sus alrededores se sitúa lo mismo zona de selva, la reserva de Sian Ka’an o los arrecifes del Caribe. Por ello, no extraña que Mayakoba herede y conserve los elementos principales de este entorno y sean el sello distintivo de sus residencias. Hoy, todo el complejo Mayakoba mantiene el 80% del manglar intacto además de 13 kilómetros de canales en los que puede navegarse y apreciar una variedad de especies supervisada por un equipo de biólogos.

Toda esa experiencia de contacto se traslada a la más íntima vivencia en las residencias Fairmont como Rosewood, donde se conserva la geografía y se realza el escenario. Vivir en alguna de estas propiedades no sólo es garantía de conservación y preocupación por los recursos existentes, sino tener un verdadero diálogo con la naturaleza.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/39/fusion_de_lujo_y_exclusividad_en_estas_residencias_en_riviera_maya_732020963_3000x.jpg

El lujo tiene un nombre

En el origen está la excelencia y la mejor elección. Un nuevo hogar con nombre Mayakoba es la garantía de todo un estilo de vida de lujo. Desde 2006, cuando iniciaron con su primer resort, Fairmont, como un destino único en las costas de la Riviera Maya, hasta la fecha, ya con cuatro complejos bien diferenciados (Fairmont, Rosewood, Banyan Tree y Andaz), Mayakoba se ha convertido en un destino turístico incomparable. Y todo ese espíritu lo ha trasladado a sus residencias.

Las ventajas de habitarlas no sólo están en la exclusividad e intimidad, el alto diseño y el entorno, sino en gozar de todas las amenidades y servicios exclusivos de los resorts: spa, restaurantes, club de playa y el descanso garantizado frente al mar. ¿Extras? Siempre hay de la mano de Mayakoba: por ejemplo, en el complejo de residencias Fairmont, conformado por más de 3 hectáreas, también hay dos áreas comunes con albercas, restaurante y pool bar, justo el toque para experimentar el Caribe.

En síntesis, esta es una exclusiva y auténtica forma de hacer de la Riviera Maya una parte permanente de la vida.