Las alumnas olvidadas de la Bauhaus

Aunque la escuela prometía igualdad en sus aulas, ellas enfrentaron la falta de reconocimiento de su trabajo. Repasamos la historia de algunas de sus alumnas.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__6307_615x.jpg

La Bauhaus fue una de las escuelas que marcó una brecha en todo lo relacionado al mundo del diseño, arte e interiorismo. Catalogada como progresista, esta escuela promovía la igualdad en su publicidad, tratando de atraer a mujeres para que se incorporaran a sus filas.

La presencia femenina en la Bauhaus coincidió con un álgido momento de reclamos y eventual triunfo de la presencia de la mujer en ámbitos antes reservado solo a los hombres, la obtención del derecho al voto y la posibilidad de acceder a una escuela.

Pero aquellas que decidieron incorporarse enfrentaron ambigüedad de los profesores y “en la mayoría de los casos, a la invisibilidad y la falta de reconocimiento público de su trabajo", según una nota de El País.

Cuando la Bauhaus arrancó sus cursos, el número de mujeres y hombres era casi parejo, detalla el articulo de El País. Ante ese panorama, su fundador Walter Gropius señalaba que “"Es necesaria una estricta selección, sobre todo en cuanto al número demasiado elevado del sexo femenino […]. No debemos hacer experimentos innecesarios". Como salida, a las mujeres se les relegaba en talleres como textil o cerámica y algunas que llegaron a destacar se enfrentaron al hecho de que sus creaciones fueron adjudicadas a sus maridos.

A pesar de dichas condiciones, hubo creadoras como Marianne Brandt, Gertrud Arnt y Anni Albers, quienes lograron trascender. Aquí la historia de estas mujeres.

((Leer más: 10 edificios icónicos de la BAUHAUS.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__7308_3000x.jpg

Marianne Brandt

Con una formación en pintura y escultura en Weimar, esta mujer marcó un hito al ser la primera en ser admitida al programa de Metallwerkstatt (metalistería), usualmente reservado solo para ellos. Sus creaciones, caracterizadas por la simplicidad y un estampado industrial siguen comercializándose por la firma Alessi.

Es la creadora de la lámpara de mesa Kandem 702 y la tetera M 49, ambas piezas bestsellers y representativas del movimiento Bauhaus. Previo a reconocer que había sido Brandt su creadora, algunos de sus diseños eran simplemente comercializados con el nombre de la escuela.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__3671_434x.jpg

Gertrud Arnt

Se enfilaba a la arquitectura pero terminó como una gran exponente de la fotografía y eventualmente como diseñadora de alfombras. Gracias al trabajo de los bordados, precisamente el taller de la Bauhaus especializado en dicha disciplina fue uno de los más prominentes.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__2966_2275x.jpg

Anni Albers

Esta artista textil se formó bajo la tutela de Paul Klee. Su trabajo destacó por su tendencia a la abstracción y lo pensaba para ser desplegado en grandes espacios.

La invasión nazi la obligó a emprender la huida con su marido hacia América, donde fungió como profesora del Black Mountain College, que albergó la herencia de la Bauhaus gracias a quienes se asentaron en Estados Unidos.

Albers además incorporaba el know how de las culturas de Sudamérica y sus técnicas que aprendió en sus viajes por la región. Uno de sus más grandes logros fue haber sido la primera artista textil en exponer de forma individual en el MoMA.

 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__4434_2275x.jpg

Gunta Stölzl

Stölzl fue una de las pocas profesoras de la Bauhaus, donde impartía clases en el taller textil. Previo a desenvolverse como profesora Gunta Stölzl se enfiló en la Bauhaus como estudiante donde brilló por su talento y creatividad.

Fundó su propia empresa de tejidos manuales en Suiza en colaboración con otros antiguos alumnos de la Bauhaus. Fue miembro de la Swiss Werkbund, así como de la Sociedad de Pintoras, Escultoras y Tejedoras suizas. Sus obras se exhiben en varios museos, incluyendo el MoMA de Nueva York o el Victoria and Albert de Londres.

 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__7499_2275x.jpg

Alma Siedhoff-Buscher

Fue pionera en el taller de carpintería de la escuela alemana, en la que se afianzó por su habilidad con la madera, que convertía en juguetes (comercializados hasta la fecha) o muebles que sintetizaban a la perfección los principios de la Bauhaus. Su obra cumbre es el mobiliario de la Haus am Horn que fue expuesta en 1923, fecha en la que ya pregonaba el diseño asequible.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/14/mujere_bauhaus_100_anos_escuela_diseno_arquitectura_arte_alemania__512_2275x.jpg

Lilly Reich

A ella lo que le sucedió fue que solo se le vinculaba a su esposo, Mies van der Rohe a tal grado que sus habilidades en el diseño le eran poco reconocidas y eran tan grandes que llegó a encabezar el Departamento de Interiores de la escuela. El poco reconocimiento que tuvo y el haber firmado trabajos junto a su esposo han llevado a algunos investigadores a asegurar que en realidad fue ella quien concibió dos de las sillas cumbre de la Bauhaus: la Barcelona y la Brno. 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.