Conoce la historia de las mujeres que trazaron el rumbo del diseño

Te compartimos quiénes fueron, qué hicieron y por qué permanecieron en la sombra por tantos años.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_9964_615x.jpg

Una de las enormes injusticias que se han cometido, y que sigue ocurriendo, es la discriminación; y una de las peores y más reiteradas es el desprecio o maltrato a las mujeres que —desafortunadamente— se da de muchas formas. En las actividades de la arquitectura y el diseño, esa discriminación es aún un aspecto que se prefiere ignorar; porque en el reconocimiento de obras, en premios o públicamente, se asume que las mujeres no son tan capaces como los hombres. Además, sus “colaboraciones” con otros arquitectos y diseñadores se han tratado con un cuidadoso descuido; pues ninguna de ellas ha sido reconocida como la calidad de sus obras lo merece.

Lo lamentable es que esa discriminación se ha dado a nivel mundial, y ha sido muy clara en México. He tenido la oportunidad de colaborar con compañeras y alumnas, quienes, en general, no sólo son extraordinariamente creativas, sino más responsables y comprometidas con su trabajo que muchos de sus compañeros. Ese profesionalismo se demuestra en las obras que han realizado, con más dificultades que si fueran hombres, y que son testimonio de su capacidad y talento.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_419_2275x.jpg

Esas injusticias se revelan en las obras de muchos arquitectos o diseñadores famosos que se asociaron con mujeres, quienes quedaron olvidadas por ellos mismos, y por el público. Como prueba de eso está la enorme cantidad de diseñadoras que sólo recientemente han podido ser valoradas, la mayoría después de fallecidas; y otras que aún están relegadas al modesto papel de ayudantes.

Varios ejemplos se dieron en la famosa Bauhaus. Es difícil recordar el nombre de alguna mujer en esta escuela de diseño, a la que se le reconociera; una prueba de la enorme injusticia que se ha cometido. La lista incompleta de estas diseñadoras muestra la importancia de su trabajo: Anni Albers-Fleischmann (1899-1994) ha sido reconocida parcialmente porque fue esposa de Joseph Albers, sin embargo, fue una talentosa diseñadora textil.

Leer más: Esta película rescata los retos de las creativas de la BAUHAUS.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_281_3000x.jpg

Marianne (Liebe) Brandt (1893-1983), pintora, fue la primera mujer en el taller de metales, ayudante de László Moholy-Nagy y, después, directora de esos talleres. Su diseño de lámparas, mesas y mobiliario es mundialmente famoso; sin que por muchos años se le diera crédito como creadora. Alma Buscher (1899-1944) estudió en la escuela de diseño Reimann de Berlín, ahora prácticamente olvidada; en la exhibición de la Bauhaus de 1923, sus diseños de juguetes y mobiliario para niños tuvo tal éxito que enojó al director Walter Gropius, porque determinó que eso disminuía el prestigio de la escuela, ya que las mujeres no podían diseñar bien en tres dimensiones y eran mejores en el taller de textiles. Ella murió en un bombardeo en Frankfurt.

A estos se suman los casos de Friedl Dicker (1998-1944); trabajó en los talleres de tipografía e impresión y fue una exitosa diseñadora de escenografía y joyería. Como otras arquitectas o diseñadoras judías, murió en Auschwitz. Ilse Fehling (1896-1982) diseñó escenografía y vestuario; fue la única escultora en la Bauhaus. Gertrud Grunow (1870-1944), educadora, experta en color y música; fue la única maestra en la Bauhaus de Weimar, donde colaboró con Itten, Kandinsky y Klee. Florence Henri (1893-1982) estudió en el taller de pintura y fotografía de la Bauhaus con Moholy-Nagy. Se estableció en París como una famosa fotógrafa.

Leer más: Las 5 arquitectas más destacadas de Latinoamérica.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_1518_2275x.jpg

Grete Marks Heymann-Loebenstein (1899-1990), diseñadora de cerámica; en 1923 creó una exitosa fábrica, que tuvo que cerrar en 1933 para salir de Alemania. Radicó en Jerusalén y en Londres. Lucia Schulz Moholy-Nagy (1894-1989) estudió fotografía en la Bauhaus; fue esposa de László Moholy-Nagy. No ha recibido crédito por muchas de sus fotografías, que se han atribuído a Moholy-Nagy, o a Gropius.

Asimismo Lilly Reich (1885-1947), una de las diseñadoras a la que se le han cometido las más grandes injusticias. Antes de ser maestra en la Bauhaus, fue una distinguida diseñadora de muebles, interiores y vestuario. Colaboró en Viena con el famoso diseñador Josef Hoffmann y, en 1920, fue la primera directora de la Federación de Trabajadores Alemanes. Fue esposa de Mies van der Rohe y trabajaron juntos 16 años. Diseñaron un pabellón de exposiciones en Stuttgart, y en 1929 fue la diseñadora de los interiores del Pabellón alemán en Barcelona. Las famosas sillas y la mesa del pabellón han sido atribuidas a Mies. Hasta mediados de los añ os 80, los historiadores encontraron pruebas de la autoría de Reich en los diseños de Van der Rohe.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_8127_2275x.jpg

La revisión de bocetos y hasta pruebas dactilográficas formaron parte de la investigación; además de que Mies Van der Rohe no había diseñado ese tipo de muebles antes de conocer a Lilly, y no volvió a hacerlo después. Separada de Mies, trabajó en Alemania como diseñadora de interiores. En 1996 se presentó una exhibición sobre sus obras en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Casos similares de injusticia se han dado también con Aino Marsio (1894-1949), esposa del Alvar Aalto. Arquitecta y diseñadora, Aino realizó extraordinarias obras de muebles, cristal y lámparas, que han sido atribuidas sólo a su esposo. Fundó la compañía Artek, que fabrica una línea de muebles de madera mundialmente famosa.

Asimismo, la obra de Ray Kaiser-Eames (1912-1988) está ligada con la de su esposo Charles Eames. Sin embargo, las evidencias de su colaboración son tantas que, a pesar de que adoptó su apellido, la enorme calidad de su diseño ha hecho que se le reconozca como una de las mejores diseñadoras del siglo XX.

Leer más: Los mejores discursos de aceptación del Premio Pritzker.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_3760_2275x.jpg

Otro caso es el de las ligadas como “colaboradoras” de Le Corbusier, Eileen Gray (1878-1976) y Charlotte Perriand (1903-1999), que aún no se les reconoce como talentosas diseñadoras. La famosa silla y el chaise-lounge en metal cromado y cuero, que aún aparecen con el nombre de Le Corbusier, fueron diseñadas por Perriand. El caso de Gray es más relevante, porque tiene obras de arquitectura y de mobiliario que eran ya conocidas por la calidad de su diseño, antes de “colaborar” con Le Corbusier.

La diseñadora cubana Clara Porset (1895-1981), radicada en México, fue alumna de Joseph Albers en la famosa escuela de diseño Black Mountain. Aunque realizó todo el mobiliario, lámparas y textiles de las casas de Luis Barragán, la injusticia ha sido que el famoso arquitecto lo publicó como suyo, sin mencionarla; como fue también el caso con las Torres de Satélite, que diseñó con la “colaboración” de Mathías Goeritz.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/44/diseno_467_2275x.jpg

Finalmente, presentamos el caso excepcional de la diseñadora Florence Schust-Knoll (1917-2019). Se formó en la famosa Academia Cranbrook, donde entró en contacto con Eero Saarinen y Charles Eames. En 1941 conoció a Hans Knoll, fundador de la compañía de mobiliario, trabajando como diseñadora. Se casaron en 1946 y ella creó la Unidad de Planeación Knoll, que incorporó los diseños de Saarinen, Eames y de Harry Bertoia, en una línea de muebles que revolucionó el diseño de interiores de grandes compañías como CBS, IBM y GM. Al morir su esposo en 1955, dirigió la compañía, y sus diseños de sofás, mesas y accesorios son considerados ahora como piezas de colección por su extraordinaria calidad.

Afortunadamente, poco a poco y con mucho esfuerzo, las mujeres han ocupado puestos importantes en la práctica de la arquitectura y del diseño; pero aún es grave la falta de reconocimiento a sus obras y su trabajo. Gradualmente, las mujeres están avanzando para ocupar lugares que merecen sobradamente, aunque todavía no se reconozca completamente el talento de muchas.

Leer más: Trucos de arquitectos para trabajar más eficientemente y no fallar en el intento.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.