David Harbour nos deja dar un vistazo dentro de su loft en Nueva York

El actor de Stranger Things creó una casa que es una mezcla intrigante de lo moderno y lo antiguo.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/01/david_harbour_nos_deja_dar_un_vistazo_dentro_de_su_loft_en_nueva_york_8639_615x.jpg

Cuando el actor David Harbour decidió que estaba listo para comprar su primera casa, supo exactamente lo que quería: "Un espacio tipo loft, de una habitación, muy neoyorquino en el centro de Manhattan", dice. Y aunque, teóricamente, esto no debería haber sido difícil de encontrar, estaba ponchando en todos los vecindarios en los que miraba. "Los precios eran un tanto escandalosos", dice.

Después de unos tres años de búsqueda, se encontró con un espacio en el vecindario de Nolita que describe como una joya en bruto. "No parecía mucho", dice sobre el edificio, que alguna vez fue una fábrica de ruedas de vagones. “Los pisos eran desiguales, había paneles de yeso cutres. Había dos baños colocados uno al lado del otro que no tenían otro propósito que el de dos baños. Era simplemente un espacio loco que claramente no había sido tocado desde los años 70 ”.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/01/david_harbour_nos_deja_dar_un_vistazo_dentro_de_su_loft_en_nueva_york_3624_3000x.jpg

A pesar de la mala primera impresión, el precio era el correcto. En ese momento, Harbour sabía que filmaría en Atlanta durante casi un año, lo que significaba que tenía tiempo para completar una renovación de "locos" y no tenía que preocuparse por dónde viviría mientras tanto.

Para la gran remodelación de este loft de 130 metros cuadrados, Harbour contó con la ayuda de Kyle O'Donnell de Gramercy Design, quien también estuvo a cargo del departamento del manager del actor. Harbour, que es un genio disperso, se sintió atraído por la atención al detalle de O'Donnell. "Es muy entusiasta y muy meticuloso", comenta el actor.

El objetivo principal del diseñador era "inspirarse en el carácter vernáculo del vecindario para agregar todo lo que alguna vez pudo haber estado allí", dice O'Donnell. "Para recrear el encanto de un espacio tipo loft vintage de Nueva York, pero actualizarlo con las comodidades modernas que se adaptaran al estilo de vida de David".

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/01/david_harbour_nos_deja_dar_un_vistazo_dentro_de_su_loft_en_nueva_york_9392_2275x.jpg

Los dos colaboraron en ideas para el nuevo diseño. Harbour quería incluir una sala de estar grande y abierta así como un espacio para una oficina. "Le presente ideas y conceptos en bocetos o moodboards", dice O'Donnell. "Después armé un concepto que funcionara en el espacio". Originalmente Harbour quería separar las habitaciones con algo parecido a una ruina romana de ladrillos y piedra pero O'Donnell lo guió a una alternativa que incluía estanterías y plantas en su lugar. "Fue un diseño que funcionó estéticamente para este espacio", agrega O’Donnell.

La renovación que tomó alrededor de 10 meses, incluyó despojar la casa hasta sus raíces lo que reveló características arquitectónicas interesantes como pernos de metal que alguna vez sostuvieron las herramientas para hacer ruedas de carreta. "Creo que es genial caminar y verlos en las paredes", dice Harbour.

Otros cambios importantes incluyeron combinar los dos baños en uno, agregar cinco armarios e instalar un techo de hojalata. En nombre de la autenticidad, O'Donnell adquirió los paneles antiguos de una fábrica desmantelada en Pensilvania y los volvió a pintar aunque Harbour admite haber hecho algunas órdenes de cambio desde Atlanta ("comencé a ponerme neurótico", dice), cree que la distancia geográfica realmente hizo el proceso mucho más fácil. "Pienso que todos sentimos que si hubiera estado allí, tal vez habría hecho golpear el látigo", dice Harbour sobre la renovación. “Pero yo estaba fuera, para que pudieran tomarse su tiempo. Fue realmente agradable ver hecho realidad esto que imaginas en tu cabeza y hacerlo bien”.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/01/david_harbour_nos_deja_dar_un_vistazo_dentro_de_su_loft_en_nueva_york_7253_3000x.jpg

El apartamento resultante es luminoso y abierto con un encanto vintage que oculta su reciente cambio de imagen. Si bien la mayoría de las paredes de 3.3 metros son blancas, los tonos cálidos de naranja quemado, rojo y marrón son evidentes en los muebles, el arte y las alfombras, lo que hace que el espacio parezca especialmente acogedor. También hay plantas en todas partes, una característica que Harbour había querido en su hogar durante años. "Viajo tanto que (mis plantas) siempre han muerto y nunca he podido mantenerlas", dice Harbour. "Es el mejor tipo de purificador de aire que puedes comprar y también hace que el lugar se sienta vivo y desordenado de la manera que me gusta". ¿En cuanto a su lugar favorito? “Hay un espacio en el mostrador de la cocina en el que me gusta sentarme. Me hace sentir como un león inspeccionando mi entorno en una colina ”, dice con una sonrisa.

David incluso le da crédito a su nuevo hogar por cambiar cómo vive su vida. "Se siente romántico de alguna manera", dice. "Todos estos escritores que admiro, que vivieron en Nueva York en los años 20 y 30, habrían querido vivir aquí. De hecho, empecé a escribir en este apartamento ".

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes