Descubre la guarida secreta del maestro Jaime Gutiérrez Lega

Camuflada entre rocas grises y el paisaje silvestre de Bogotá, se esconde el refugio del padre del diseño industrial colombiano.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/51/descubre_la_guarida_del_maestro_jaime_gutierrez_lega_6418_615x.jpg

ARQUITECTURA: Jaime Gutiérrez Lega

“Todo lo que no sucede por azar, sucede por diseño”, es la filosofía de vida que predica y aplica el diseñador y arquitecto colombiano, Jaime Gutiérrez Lega. Ésta, su casa, tiene poco de lo primero y bastante de lo segundo. A sus 87 años, Gutiérrez Lega asegura que la oportunidad de diseñar esta vivienda en la cual habita desde hace veinte años, le llegó en un momento de su vida en donde la necesidad de tenerlo todo “a la mano” se convirtió en el brief del proyecto, en donde él fue su propio cliente.

La casa taller —como la llama su autor— es una vivienda racional
. Cada rincón está milimétricamente pensado para que cumpla una función y alberge un acto. “Aquí nada sobra o estorba”, asegura Gutiérrez Lega, quien, si bien se ha caracterizado por el diseño práctico, ahorrativo y funcional, con el diseño de su hábitat se aleja por completo de la tendencia contemporánea de los espacios multifuncionales. Aquí, la cocina es para cocinar, el comedor para comer, la sala para disfrutar, la biblioteca para pensar y el taller para trabajar.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/51/descubre_la_guarida_del_maestro_jaime_gutierrez_lega_3435_2275x.jpg

Tanto la casa de 600 metros cuadrados, como el taller de 380 metros cuadrados, son dos volúmenes de gran formato que se conectan a través de un puente elevadizo. Para Gutiérrez Lega, originario de Santander, Colombia, estos dos edificios representan el fundamento principal del diseño de este proyecto; “puedo trabajar las veinticuatro horas, es decir no tengo que ir a la oficina o al taller, aquí mismo a la una de la mañana, si tengo una idea salgo corriendo, tomo nota y con sólo cruzar el puente, la desarrollo al día siguiente”.

Pero no fue así desde un principio, durante los dos años que se llevó a cabo la construcción, Jaime se instaló en el taller desde donde construyó la morada en la que vive actualmente.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/51/descubre_la_guarida_del_maestro_jaime_gutierrez_lega_5970_2275x.jpg

Se tomó el tiempo suficiente para pensar en pequeños detalles que, desde la funcionalidad, aportaran a lo ornamental. Ejemplos de esto son el uso de la piedra y concreto abujardados en paredes y pisos que, además de agregar volumen y texturas, evitan el deslizamiento. Por otro lado, el diseño del ladrillo en chaflán en los marcos de los ventanales principales, que, al estar sobrepuestos de manera lateral y desviada, no se ven desde el interior, evitando interrumpir la vista hacia el valle de Cajicá.

Por su parte, la dimensión de los pasos en piedra blanca de las escaleras que conectan la primera con la tercera planta, varía de la forma tradicional. “Los diseñé de 30 por 30, por 20 centímetros de altura, a diferencia de 15 por 17. Lo hice básicamente para obligar a las personas a subir y bajar lento, y no
tener la necesidad de incluir un pasamanos que me bloqueara la vista general de la casa. Este detalle lo estudié del diseño de las pirámides mayas”, comenta el diseñador. Finalmente, destaca la pizarra con fósiles de amonitas que reflejan la gran pasión de Jaime, por la cual es mundialmente reconocido: la arqueología.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/51/descubre_la_guarida_del_maestro_jaime_gutierrez_lega_1016_2275x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/51/descubre_la_guarida_secreta_del_maestro_jaime_gutierrez_lega_7466_3000x.jpg

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes