Un espacio multidisciplinario en la Ciudad de México
El Taller Estrella Jafif es a la vez una escuela de cocina, un centro de yoga y un espacio de exposición.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/25/espacio_multidisciplina_cdmx_5733_615x.jpg

Arquitectura: Belzberg Architects

La idea inicial de este proyecto —que se extiende en 650 metros cuadrados— era crear una escuela de cocina kosher. Pero pronto se decidió ampliar el programa del edificio de tres plantas diseñado por Belzberg Architects en la colonia residencial Bosques de las Lomas.

El objetivo de Taller Estrella Jafif es poder ofrecer una gran variedad de actividades de manera simultánea. Además de las clases de cocina, se presentan exposiciones de arte y se organizan cursos de yoga, entre otros eventos. “Nuestra concepción del diseño es holística. (...) Nuestro portafolio no se define por la tipología, la escala o la localización, sino más bien refleja nuestro deseo de explorar el potencial de diseño de un proyecto dado”, comentaron los integrantes de Belzberg Architects (radicados en el sur de California).

La arquitectura de Taller Estrella Jafif favorece una circulación fluida en todos los espacios, a los que se puede acceder de manera discreta y separada. Por ejemplo, se accede al área de la planta baja desde la calle, mientras que una amplia escalera al aire libre situada del otro lado del edificio conduce a la terraza en el techo. El acceso a la cocina es directo —entre las dos entradas—, mientras que una escalera interior conecta los niveles.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/25/espacio_multidisciplina_cdmx_4233_1800x.jpg

Para respetar la tradición de las proporciones y circulaciones mexicanas, el equipo de Belzberg Architects diseñó cada área con sus propias zonas interiores y exteriores, separadas por puertas corredizas de vidrio. Parcialmente cubierto, el patio es un remanso de paz en medio de la ciudad en donde se disfrutan la luz natural y el aire fresco.

En todo el edificio, la paleta de colores y de materiales es sobria y limitada pero da vida a juegos visuales sutiles. El concreto da una sensación de privacidad, actuando como un elemento que protege del exterior. Para complementarlo, la madera brinda calidez al conjunto, creando una atmósfera acogedora y apacible. Las vigas y el parquet, así como los techos de doble altura y las líneas depuradas, contribuyen a crear un refugio propicio al aprendizaje, a la creatividad y al descanso. Las plantas dan una sensación de frescura y recuerdan la importancia de introducir la vegetación en cualquier entorno urbano para sentir una conexión con la naturaleza y sus efectos apacibles.

Con este proyecto, los miembros de Belzberg Architects quisieron “alcanzar un diseño moderno, expresivo, con una tela de fondo simple adaptada a varios usos”, finalizaron.