Los movimientos que le han dado forma al interiorismo

El siglo pasado nos heredó buena parte de las tendencias que hoy utilizamos para decorar nuestros espacios.

La composición de los espacios es una práctica arraigada al propio ser humano. Los egipcios y romanos ya prestaban atención a la decoración, pero fue hasta siglos más recientes que las circunstancias sociales y necesidades de confort dieron pie a una labor creativa y funcional. El origen estuvo en diversos movimientos artísticos que influyeron en la estética y los interiores, y que han llegado a nuestros días con formas entremezcladas y diversas.

Para reconocerlos, repasamos las claves de los principales estilos que durante el siglo XX influyeron en el interiorismo, muchos de ellos surgidos como una evolución de ideas y creatividad.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_7398_2275x.jpg

Arts & Crafts

Si bien se originó propiamente en las últimas décadas del siglo XIX, es un antecedente importante para los movimientos que surgirían en principios de 1900, principalmente del modernismo. Se trató de una clara reacción contra el estilo industrial recién emanado en Inglaterra, por lo que se basó en el deseo de recuperar procesos pasados. Sus principios, más bien de corte filosóficos y morales, rechazaban la separación entre arte y artesanía, proponían la arquitectura como centro de todas las actividades del diseño, y revalorizaban los oficios medievales.

A nivel del interiorismo, propuso la utilización de papeles pintados para empapelar, los tapices y las alfombras. Los muebles se estructuraron con líneas sencillas libres de ornamentos y confecciones artesanales, pero con uso de materiales y de construcción de alta calidad.

Leer más: Inspiración para añadir un toque dorado a tu decoración.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_5729_2275x.jpg

Art Nouveau

En general se trata de una corriente que trataba a finales del siglo XIX de crear una nueva forma de arte, joven y moderna. El término ‘art nouveau’ fue como se le conoció en Bélgica, Francia, España y Latinoamérica, sin embargo, en otras regiones su denominación fue simplemente modernismo. Su inspiración estética fue principalmente la naturaleza, además de incorporar elementos como el acero o el cristal. Otras de sus características son el uso de la línea curva y la asimetría; la estilización de motivos, en contraposición del realismo, y el uso de imágenes femeninas.

En cuanto al interiorismo, no sólo hay un uso intensivo de los patrones de diseño floral y curvos, sino también una paleta de colores sutil, vitrales, y marcos de puertas curvos y excéntricos. Uno de los mayores símbolos en el mobiliario es la lámpara multicolor Tiffany’s.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_2961_2275x.jpg

Bauhaus

La escuela de diseño y artes alemanas surgió hacia 1919 como una nueva forma de arte adaptado a las necesidades sociales, por lo que la funcionalidad fue una de sus principales características en contraposición de los ornamentos. Sin embargo, fue en su manifiesto donde se establecieron las bases de guía: las escuelas de bellas artes tendrían que convertirse en talleres; el artista y el artesano no tendrían diferencias; debía darse un retorno a la artesanía, y los arquitectos, escultores y pintores debían concebir la obra en su totalidad.

En el diseño de interiores, su aportación puede verse en piezas icónicas, como la silla MR 10 y la silla Wassily o la mesa E1027. Además, destacan las formas lineales y geométricas, el uso de los colores primarios, y la honestidad para mostrar la verdadera naturaleza de objetos e incluso edificios.

Leer más: Trucos de arquitectos para trabajar más eficientemente y no fallar en el intento.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_4729_2275x.jpg

Arte Déco

Desarrollado en el periodo entre guerras, este concepto que tomó su nombre de la primera exposición de artes decorativas, L’Exposition des Arts Décoratifs et Industriels Modernes, cobija diversas ramas artísticas, entre ellas el interiorismo. Sus influencias provienen de varias vanguardias de inicios del siglo XX, como el futurismo, el constructivismo, la Buahaus y el propio Art Nouveau, y la cultura egipcia. Por ello, su base está en la geometría, la elegancia y el carácter ornamental, y en el uso de las nuevas tecnologías de la época: el aluminio, la iluminación eléctrica y hasta el desarrollo de rascacielos. Además, apela a la representación abstracta de las formas de la naturaleza y de la velocidad, y a materiales como el cromo, el plástico, la madera de ébano y las pieles naturales.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_2610_3000x.jpg

Mid-century

Justo en la mitad del siglo se dio la evolución de la arquitectura, diseño e interiorismo hacia este modelo. Bajo una filosofía que retoma el estilo de vida de la cultura escandinava, aquí se traduce en la búsqueda de mobiliario funcional, sutil y elegante, con la clara intención de rehuir de la exuberancia y los excesos. Por eso se ven líneas depuradas, trazos limpios y rectos, madera como protagonista y un anclaje marcado a la producción industrial en la que se desarrolló este movimiento.

Algunas de las piezas emblemáticas del mid century son la tulip chair y la butaca egg, está última como referente del confort y funcionalidad que también estuvieron presentes en los diseños. Además, destacan las lámparas, en acabados dorados, cobrizos y negros, contra fondos de paredes desnudas, luminosidad y colores neutros con toques de color.

Leer más: Los detalles que llevarán tu decoración al siguiente nivel (con cosas que ya tienes).

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/22/diseno_7584_2275x.jpg

Minimalismo

Una vez más como respuesta a los estilos recargados, una nueva forma de concebir espacios se dio ahora en el minimalismo. Aquí la premisa es crear un estilo de vida simplificado para generar mayor bienestar. Por tanto, se da la reducción al mínimo los ornamentos para dejar que los elementos arquitectónicos sean los protagonistas de los interiores. Hay apuesta por materiales ligeros, integración de formas para evitar los contrastes visuales y mucha exposición a la vista. Además, la luz natural también es relevante para ampliar visualmente y dar calidez a un entorno que por sentido de colores es prácticamente neutro. En cuanto al mobiliario, destacan las líneas rectas, la simplicidad y el sentido funcional, así como formas geométricas y un alto sentido de la simetría y el orden.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.