Locura Ecléctica en Nueva York
Inesperada, sorprendente y divertida, la casa de Alexandre de Betak y Sofía Sánchez es todo lo que imaginábamos.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/19/locura_nueva_york_5624_615x.jpg

Conociendo la trayectoria profesional de ambos creativos, no esperábamos menos de su departamento en Nueva York. Alexandre de Betak se ha ganado un lugar irrefutable en el mundo de la moda traspasando todos los límites del arte, la moda y el diseño. Su despacho, Bureau Betak, ha diseñado algunos de los desfiles de moda, eventos y exhibiciones más impactantes de las últimas décadas, mientras que su esposa, Sofía Sánchez de Betak, más conocida como Chufy, ha sido consultora de moda y directora de arte de importantes marcas de lujo, y es una de las figuras más influyentes en el mundo de la moda.

La viajera argentina cuenta también con su propia marca de ropa y accesorios, y es una fuente de inspiración para todos los que la siguen. Es de esperarse que en este departamento, donde habitan dos de las mentes más creativas, irradie originalidad y diversión en cada elemento que lo ocupa.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/19/locura_nueva_york_5882_1800x.jpg

“Desde el principio, Sofía y yo soñamos con un departamento que reflejara la energía bruta de Nueva York, un loft artístico, fuera de los estándares, no convencional y muy personal,” explicó Alexandre. El departamento es una mezcla entre tradición y arte, con inspiración de los años 60 y 80 y una marcada influencia de la sofisticación y sensibilidad de la cultura japonesa, la cual se aprecia desde el cuarto tipo “tatami”, donde las cortinas bajan para encontrarse con la oscuridad absoluta y así poder disfrutar de una noche de películas con el proyector; un despachador que sirve tres diferentes versiones de sake y una mesa hidráulica que se eleva desde el suelo para una comida casual al estilo oriental.

El espacio está repleto de peculiaridades inesperadas, empezando por los consistentes pasajes secretos que se esconden tras muros y repisas. “Es un poco como Narnia”, comentó riendo Alexandre.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/19/locura_nueva_york_7372_1365x.jpg

Uno de los pasajes secretos lleva a un bar escondido, un cuarto forrado de espejos, decorado también bajo influencia japonesa y un sensual tubo metálico al centro, el cual juega a modo de escape rápido al estilo bombero desde uno de los cuartos de los niños. “No puedes construir un departamento desde cero y no construir un cuarto secreto”, explicó Sofía. El cuarto de los niños es un paraíso infantil, está construido con andamios de metal y camas en plataformas con un escritorio integrado. “Solía ser mi sueño de pequeño”. En él, los niños se divierten por horas.

La pasión de Alexandre por la gastronomía lo llevó a diseñar una amplia cocina hecha completamente a la medida. Cada cajón y cada detalle fue cuidadosamente pensado para los grandes eventos de la pareja, en los que buscan involucrar a todos los asistentes para que puedan ser partícipes a la hora de cocinar. Al centro de la casa, en la sala de estar, la ambientación da la impresión de estar dentro una obra de teatro o una producción artística: sillas posmodernas de Peter Shire y Marinus A. Vljim, una lámpara de cadena del artista Franz West, luces de pirámides esculturales de André Cazenave y una silla de Louis Durot en forma de torso y piernas de una mujer. También una Vespa estacionada en una de las columnas y un columpio colgando del techo.

Es un espacio completamente versátil, resultado de la experimentación que refleja a la perfección las divertidas personalidades de los dos creativos del momento.