Una mini mansión en Sydney por Alexander and Co.
La fusión entre antiguo y nuevo, así como entre simplicidad y sofisticación, caracteriza esta vivienda australiana reinventada.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/18/mini_mansion_alexander_and_co_sydney_interiorismo_9318_615x.jpg

INTERIORISMO: Alexander & Co.

En el barrio Darling Point, al sureste de Sydney, el equipo del despacho australiano Alexander & Co. —liderado por Jeremy Bull— descubrió una casa en mala condición que no había sido renovada desde 1970. Este atractivo proyecto de 230 metros cuadrados consistió en remodelar un antiguo cottage de la época victoriana y en añadir más espacio para ofrecer a los moradores (una pareja con tres hijos) un estilo de vida contemporáneo.

La propiedad tenía mucho encanto pero no era funcional por lo que los arquitectos y diseñadores de Alexander & Co. reorganizaron todos los espacios con el objetivo de proporcionar más fluidez por un lado y de honrar el espíritu del lugar, por el otro.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/18/mini_mansion_alexander_and_co_sydney_interiorismo_4960_3000x.jpg

En el exterior, donde la estructura de ladrillo pintada en blanco fue preservada, un corredor estrecho adornado con un piso con motivos geométricos azules y blancos lleva a la entrada. Después del vestíbulo que actúa como una zona de transición, se descubren los espacios de vida principales en la planta baja.

Las escaleras fueron cambiadas de lugar para invitar más luz natural hacia el interior y para mejorar la continuidad entre las distintas áreas. “Nuestra ambición fue rendir homenaje a una tradicional casa grandiosa y hacer referencia a lo vernáculo de Darling Point, con la huella de una mini mansión”, comentó Jeremy Bull. Varias referencias históricas fueron investigadas por Alexander and Co. para el rediseño, como por ejemplo el piso de piedra caliza en la cocina, pero con una interpretación contemporánea.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/18/mini_mansion_alexander_and_co_sydney_interiorismo_799_2275x.jpg

“Hemos deliberadamente explorado el espacio donde la mano puede ser a la vez joven y reverencial”, expresó Jeremy Bull. La importancia de las texturas (como el lino), de lo hecho a mano y del espíritu materialmente robusto de la casa se refleja a través del diseño elegante. Todas las superficies fueron minuciosamente cuidadas, los materiales son auténticos y los detalles de latón añaden sofisticación. En esta casa de cuatro dormitorios y dos salas de baño construida en un pequeño terreno, el manejo de las proporciones es perfecto.

La paleta de colores restringida brinda una sensación apacible y atemporal que se nota por ejemplo en la espaciosa sala donde tres puertas francesas pivotantes se abren hacia la terraza. En el comedor, que da la sensación de estar en un jardín de invierno, una mesa para 10 personas permite a los propietarios disfrutar de momentos agradables con la familia y los amigos. Los tres dormitorios para los niños y la habitación principal para la pareja se sitúan en el nivel superior.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/18/mini_mansion_alexander_and_co_sydney_interiorismo_2803_2275x.jpg

Esta separación clara entre las áreas públicas y privadas permite crear tanto una casa social como un refugio tranquilo. En la vivienda, piezas clásicas –que son consideradas iconos del diseño– de maestros como Charlotte Perriand, Gio Ponti y Warren Platner se combinan con muebles y accesorios de creadores contemporáneos como Tom Dixon y Neri & Hu, así como tapetes tejidos a mano de Armadillo&Co para un efecto táctil.

En palabras de Jeremy Bull, quien dio importancia a cada gesto y a cada elemento para plasmar una sensación de finura y de autenticidad, este proyecto “es un estudio delicado y ligeramente femenino sobre el papel de lo clásico contemporáneo”.

alexanderand.co

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.