La nueva dolce vita para el hogar
Anna Gambatesa integró dos estilos estimulantes en esta casa en Bari, que reinterpreta el clásico estilo italiano.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/bari_6578_615x.jpg

Arquitectura: 3C + M

Interiorismo: Anna Gambatesa

Un departamento en el corazón de Bari, Italia, ha cobrado nueva vitalidad gracias a un ingenioso trabajo de renovación. Localizado en el último piso de un edificio de la década de 1900, ocupa una estructura construida en los años 60 que solía ser la casa del párroco de la cercana iglesia del Sagrado Corazón, y estaba dividido en habitaciones tradicionales conectadas por un corredor.

Hoy, gracias a un diseño más contemporáneo, alterna espacios abiertos como una amplia sala que da a la cocina y al área del comedor, con habitaciones más íntimas y pequeñas. Para lograrlo se acudió a Anna Gambatesa, galerista y diseñadora de interiores de Bari, quien lidera una interesante investigación que conjuga el arte, el diseño y la historia desde un espacio denominado Misia Arte.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/bari_92_1365x.jpg

En Misia Studio, por su parte, firma ediciones limitadas de diseño en colaboración con su hijo, Stefano Straziota, entre los protagonistas del grupo Cellule Creative, un colectivo que reúne ideas frescas y conocimientos específicos.

Las soluciones estructurales fueron concebidas por el estudio de arquitectura 3C + M, mientras que Anna Gambatesa se ocupó de las decisiones estéticas más importantes, tomando en cuenta, entre otras cosas, los diversos deseos de los propietarios. Luigi Morfini, un emprendedor en el campo del turismo —propietario del famoso hotel-residencia Palazzo Calò, localizado en el corazón de la parte vieja de Bari—, y su esposa Valentina, quien tras muchos años de trabajo se dedica a sus dos hijos, Francesco y Daria, tenían ideas distintas.

<<Disfruta el auténtico sabor de una trattoria italianaen México.>>

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/bari_9223_1365x.jpg

Luigi tenía en mente una atmósfera más fría y hi-tech, mientras que Valentina quería un tono más femenino inspirado en las residencias francesas. Anna Gambatesa logró unir ambas expectativas mediante la creación de un diálogo entre las dos visiones, que parecían difíciles de reconciliar.

En el exterior, las estructuras expuestas de hierro negro tienen una personalidad casi industrial, lo cual le otorga ritmo al espacio y crea una secuencia visual con carisma. En el lado opuesto, una boiserie de madera pintada en gris claro incorpora la puerta al dormitorio y a un gabinete ingeniosamente escondido, lo que da a la pared entera una sensación de continuidad a pesar de contar con elementos distintos. “Para integrar dos estilos diferentes y estimulantes”, comentó Anna Gambatesa, “me inspiré en los edificios de comienzos del siglo XX, que ofrecen ideas decorativas interesantes, empezando por la boiserie del vestíbulo”.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/bari_9546_1365x.jpg

La elección del piso de resina en un tono claro creó una expansión visual del espacio. Los muebles, por lo tanto, siguen siendo los verdaderos protagonistas. La mesa del comedor de los años 70, de gran tamaño y personalidad, está rodeada por sillas de caoba de los años 50, mientras que un librero y una pieza de la firma Antonio Citterio, dividen la sala en dos áreas.

El color es otorgado por los textiles y un raro tapete chino verde de los años 30. Las obras de fieltro de Claudio Varone son una excepción: en estricto blanco y negro, tienen una tridimensionalidad similar a la boiserie. La estructura racional de la casa se debe a la discreta decoración. Los elegantes azulejos que asemejan una alfombra otorgan calidez al piso de la cocina, y lo mismo ocurre con el revestimiento de tela sobre el armario suspendido que se encuentra en el pasillo del área de los dormitorios. En estos espacios, el alma masculina y la femenina encuentran verdaderos momentos de comunicación sin abandonar sus aspiraciones personales.