Alfred Hitchcock y las claves de su estética cinematográfica

Defensor del cine puro, el maestro del suspenso pasó a la historia por su habilidad para crear tensión a partir de los elementos visuales sobre los verbales. Repasamos sus claves cinematográficas

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/33/alfred_hitchcock_claves_estetica_cinematografica_cultura_arte_4597_615x.jpg

“Las películas mudas son la forma más pura del cine”, llegó a defender Alfred Hitchcock en una entrevista que concedió a François Truffaut. Con aquella frase, el llamado maestro del suspenso resumía una estética cinematográfica que sobresale entre otras cosas por dar prioridad a la narrativa visual, contar historias sin abusar de los diálogos y generar tensión que se incrementa de forma paulatina.

((Leer más: La estética cinematográfica de Kubrick.))

Dichos elementos resumían el cine puro que el director británico defendía y cuyos principios plasmó magistralmente en filmes como Los pájaros, la celebrada Psicosis o La ventana indiscreta. Repasamos los elementos que han hecho que las aportaciones fílmicas de Hitchcock sigan a la fecha.


Diálogos al mínimo

Para el realizador, la llegada del cine sonoro tuvo efectos negativos sobre la forma de hacer cine, puesto que ello implicó que se abusara del recurso del diálogo. De ahí que en cintas como Psicosis, el peso de recursos como acercamientos a los ojos, la música o la fotografía fueran parte crucial de la narrativa y llevaran al espectador a una atmósfera de tensión sin necesidad de grandes diálogos. “Cuando se cuenta una historia en el cine, sólo se debería recurrir al diálogo cuando es imposible hacerlo de otra forma”, señalaba.

Decoración y estilo también aportan a la narrativa

En el universo de Hitchcock cada elemento estaba meticulosamente pensado para aportar a la narrativa e incluso sumar a la atmósfera de suspenso. Aunque suele dejarse de lado ante las técnicas de cámara que también implementaba, los elementos decorativos y el diseño de vestuario formaban parte de la configuración de su narrativa para la cual el cineasta prefería ocultar que revelarlo todo de forma inmediata. En Psicosis, por ejemplo, apenas se dejaba ver a la actriz Janet Leigh en ropa interior mientras que en Los Pájaros, los vestidos cobran un protagonismo a la par del clímax de la trama.

No en vano, Hitchcock hacía una analogía entre el suspenso y la mujer. “Mientras más deje a la imaginación, mayor será la emoción y la expectativa”.


Vanguardia técnica


Las innovaciones que Hitchcock desarrolló para contar sus historias son de tal magnitud que mucha gente le atribuye haber creado su propio lenguaje fílmico. Desde grabar en una sola toma, rodar con una cámara oculta hasta combinar diversas técnicas, el director hacía un uso magistral del trabajo frente a la cámara. Incluso se le atribuye haber creado sus propias técnicas como el Zolly o Zoom Hitchcock, que usó en su cinta Vertigo (la escena de las escaleras) y que se caracteriza por hacer un acercamiento a la par de un desplazamiento Dolly. Luego de que Hitchcock lo implementara, dicha técnica sigue siendo usada en el mundo del cine para dar la idea de desdoble de la visión.