El Castillo de Chapultepec: de casa de descanso a museo de historia

Esta ha sido la evolución del Castillo de Chapultepec, en el que actualmente se resguarda buena parte de la memoria nacional.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/castillo_chapultepec_casa_descanso_museo_historia_2612_615x.jpg

Un 27 de septiembre de 1944, el icónico Castillo de Chapultepec abrió sus puertas como el Museo Nacional de Historia. Esta decisión por parte del Gobierno Federal no fue circunstancial, pues la construcción en lo más alto de este bosque ha sido un importante protagonista del andar nacional.

Hoy, es un espacio de referencia internacional, del que rendimos cuenta a propósito de su efeméride.

EL ORIGEN

Su historia se remonta a la época del imperio azteca, cuya organización daba alto valor al bosque y el agua de Chapultepec. Por ello, a las faldas del cerro se construyeron un adoratorio, zonas de recreación y casas de descanso para el emperador Moctezuma

Tras la conquista, ahí fue construida la primera etapa del Castillo de Chapultepec, hacia 1785 y 1787, de igual forma para volverlo casa de descanso por órdenes del virrey Bernardo de Gálvez.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/castillo_chapultepec_casa_descanso_museo_historia_804_1800x.jpg

LA ETAPA MILITAR

Hacia 1833. el Castillo de Chapultepec se convirtió en colegio militar por su posición estratégica. Desde ahí se dio la resistencia a la intervención estadounidense de 1847, que resultó en el episodio nacional de la batalla que defendieron los 6 cadetes mexicanos a los que se les recuerda como Niños Héroes.

Por causa del conflicto armado, el Castillo sufrió grandes destrozos, fue saqueado y abandonado, hasta 1849, cuando volvió a ser sede del colegio militar.

EL CASTILLO DE CHAPULTEPEC COMO SEDE IMPERIAL

Una vez que el emperador Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota Amalia de Bélgica llegaron a México en 1864, se eligió al Castillo como residencia oficial. 

Dos años después, los emperadores tuvieron que abandonar el Castillo de Chapultepec, pero le habían dado un toque de elegancia al estilo europeo gracias a la ayuda de los arquitectos mexicanos Ramón Rodríguez Arangoiti y Eleuterio Méndez. El resultado fue catalogado como la mezcla de modernidad y destellos imperiales.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/castillo_chapultepec_casa_descanso_museo_historia_5016_1800x.jpg

RESIDENCIA PRESIDENCIAL

Al terminar el Segundo Imperio en México, el Castillo de Chapultepec fue Casa del Observatorio Astronómico, Meteorológico y Magnético de México, hasta que el presidente Porfirio Díaz lo volvió a usar como residencia presidencial y construyó un área para instalaciones del colegio militar.

No obstante, esta zona se demolió más tarde en el periodo de Venustiano Carranza, quien junto a Francisco I. Madero y Álvaro Obregón, también ocupó el inmueble para vivir mientras fueron presidentes de México.

EL MUSEO

Fue Lázaro Cárdenas quien dio el nuevo uso al Castillo de Chapultepec y lo convirtió en una de las sedes más importantes de la cultura en México. En 1939 lo declaró monumento histórico y lo nombró Museo Nacional de Historia. Pero fue hasta 1944 que abrió sus puertas con lo que conocemos actualmente: 19 salas que recorren la vida nacional, desde los mexicas hasta el siglo XX.

Además, existe la parte llamada el alcázar, en la que se conserva buena parte de los utensilios, muebles y pertenencias de Maximiliano y Carlota; así como objetos y pinturas de que Porfirio Díaz y su esposa Carmen Romero Rubio usaron durante su estancia.

Sin duda, visitar este espacio no sólo es un vistazo a otras épocas, sino que da una panorámica privilegiada sobre el icónico Paseo de la Reforma y el ala más moderna de la Ciudad de México.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.