8 datos para conocer a Vincent van Gogh

Artista incomprendido de su tiempo, mente creativa hoy admirada, así fue la vida y obra de este pintor holandés referente del postimpresionismo.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/31/datos_para_conocer_a_vincent_van_gogh_cultura_arte_4884_615x.jpg

Una de las figuras imprescindibles en el arte es Vincent van Gogh, el pintor de origen holandés que no sólo poseía un talento único, sino que desarrolló su trabajo en condiciones propias de los mitos alrededor de los artistas: crisis espirituales, miseria, fracasos sentimentales y una enfermedad que lo acercaba a la locura. En ese universo tuvo una obra abundante bajo un lenguaje bien definido e identificado, que podemos apreciar lo mismo en Ámsterdam, donde se ubica su museo, que en otros recintos culturales del mundo.

((Leer más: Van Gogh llega al mundo de los sneakers.))

Para explorar su imaginario, te presentamos 8 datos que te acercarán a él y que, si eres un amante de la pintura, serán doblemente valiosos.
 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/31/datos_para_conocer_a_vincent_van_gogh_cultura_arte_3210_3000x.jpg

1. Autodidacta, probó otras actividades antes de llegar a la pintura. A pesar de su inclinación al dibujo desde joven, produjo su primera obra, Los comedores de patatas, hacia los 30, y tras ella realizaría unos 900 cuadros -entre ellos 43 autorretratos- y más de 1600 dibujos. Tal nivel de producción, tomando en cuenta que murió a los 37 años, implicó pintar en promedio dos cuadros por semana.

2. Su hermano Theo, cuatro años menor que él, fue una figura trascendental en su vida. La relación entre ambos fue tal que estuvo marcada lo mismo por la constante ayuda económica por parte de Theo a Vincent, el contacto que le proporcionó para conocer a otros artistas, así como el apoyo psicológico en los momentos de crisis de Vincent, ilustrado en la extensa correspondencia que intercambiaban. Incluso, murió seis meses después que Vincent y ambos fueron enterrados juntos en el cementerio de Auvers-sur-Oise.

3. Diagnosticado en su tiempo con epilepsia, en realidad su estado de salud mental implicaba episodios de psicosis y desorden bipolar que dan hoy en día un diagnóstico poco claro sobre el padecimiento que lo aquejaba. Lo cierto es que podía tener periodos de variación mental alternados con otros de plena lucidez.

4. Durante toda su vida, van Gogh únicamente vendió un cuadro: El viñedo rojo cerca de Arlés, pintado en 1888. Esta falta de visibilidad y sus cambiantes estados de ánimo, le hicieron creer que su trabajo era un fracaso. Fue un año después de su muerte, en 1890, que se le reconoció gracias a una exposición retrospectiva en el Salón de los Artistas Independientes. Hoy su obra alcanza cifras récords en las subastas de arte, como el cuadro Labourer dans un champ, que en 2017 fue vendida por 81.3 millones de dólares.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/31/datos_para_conocer_a_vincent_van_gogh_cultura_arte_6454_2275x.jpg

5. El estilo en la obra de van Gogh es ya bien conocido, sin embargo, no llegó a él de forma inmediata. Sus primeros cuadros, hechos entre 1884 y 1885, abordaban el sufrimiento de los trabajadores humildes a través de escenas más bien oscuras y pinceladas gruesas. Esto se modificó drásticamente tras una estancia de dos años en París, en donde aprendió el uso de las tonalidades claras y de las pequeñas pinceladas, de artistas como Camile Pissarro y Paul Signac. Y luego el perfeccionamiento en su forma de pintar llegaría en su estancia en Arlés, al sur de Francia, en donde encontró luminosidad para estimular su fuerza creativa.

6. Uno de los elementos más representativos en el trabajo de este artista es el color amarillo, cuya explicación podría ser la médica. En los últimos años de su vida, Vincent padeció de xantopsia, una patología que hace ver en tonos amarillentos, de ahí que justo la etapa final de su obra esté orientada hacia esa gama. Un ejemplo claro puede buscarse en El dormitorio de Arlés o Los girasoles. Para conseguir ese tono usó un cromato de plomo tóxico que, al ser producido químicamente, era inestable. No obstante, el tipo de amarillo que vemos actualmente en estos cuadros es más oscurecido, y tratar de revertir el proceso dañaría las obras.

7. Mucho se ha dicho de dos sucesos en la vida de van Gogh: el accidente con su oreja y su muerte. De la primera, se dice que ocurrió la mutilación del lóbulo de la oreja izquierda tras una pelea entre él y el pintor francés Paul Gauguin, con quien vivía en ese momento en Arlés en un afán de crear una comunidad artística. Lo que no queda claro es quién fue el responsable de la herida: algunos indicios apuntan a Gauguin, diestro en esgrima, y otros a que el propio Vincent se ocasionó la herida ante la amenaza de Gauguin de abandonarlo.

El otro hecho de debate es quién disparó la pistola que acabó con su vida cuando tenía 37 años. Si bien se ha dicho que fue un suicidio, existen también teorías de que se trató de un asesinato. De estas dos, la aceptada hoy en día sigue siendo la del suicidio, ocurrido en julio de 1980.

8. Tras su estancia en Arlés, Francia, y debido a problemas de crisis nerviosas, Vincent decidió recluirse de forma voluntaria en hospitales psiquiátricos. Y fue justo durante su estancia en el asilo Saint-Paul, en Saint-Rémy, que pintó la que quizá es su mayor obra, La noche estrellada, y en la que, según la crítica, sus pinceladas espesas y ondulantes parecen reflejar su estado anímico. Desde 1941, el cuadro pasó a la colección permanente del Museo de Arte de Nueva York.