• Cultura
  • Santiago Toca Uriarte
  • 02|05|2018
Explora la geometría impoluta de Ricardo Pinto
El artista tapatío nos sorprende con el fino uso del color y la sensualidad de los materiales que componen su obra.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/18/geometria_impoluta_ricardo_pinto_3780_615x.jpg

Cuando conocí a Ricardo Pinto en Guadalajara, estaba mudándose a Oaxaca para montar su primera exposición fuera de la capital tapatía. Me llamó la atención la riqueza matérica de sus pinturas. La sensual combinación de materiales: óleos, acrílicos, hoja de oro y restos de esgrafiados, plantillas y dibujos al carbón. 

Una vez en Oaxaca, Ricardo forjó una carrera sólida como artista visual con una narrativa propia, distinta de lo que entonces imperaba en la ciudad. La marca de Pinto, su estética, siempre estuvo más referenciada en el arte abstracto contemporáneo internacional, que en las estéticas regionales.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/18/geometria_impoluta_ricardo_pinto_6996_1800x.jpg

Casi dos décadas después de ese primer ejercicio, la vocación de Ricardo Pinto como artista sin fronteras se ha confirmado. Su obra se ha exhibido en museos de todo México, así como en ferias de arte y galerías internacionales. También ha sido reconocido bajo el sistema de becas y menciones tanto a nivel regional como nacional.

Lejos han quedado las primeras experimentaciones de Pinto como un pintor meramente matérico. Hoy sus superficies son planas. Capas y capas de dibujo y pintura asistidos con técnicas de la gráfica y el grabado se superponen de manera particular que el artista ha convertido en un lenguaje propio. El sistema de notación y representación de la arquitectura es parte central de su lenguaje, así como un empleo muy fino del color.

Si bien su obra ha tenido como referente al arte abstracto internacional, durante su trayectoria ha surgido un segundo reto: la moda y prevalencia en los últimos años de un arte conceptual frío y carente de oficio.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/18/geometria_impoluta_ricardo_pinto_6828_1365x.jpg

La estrategia de Pinto nuevamente ha sido acertada: apostar por el propio trabajo y tener como referente a artistas y movimientos que hayan madurado con el paso del tiempo. Bajo esta óptica, no puede decirse que este tapatío haya estado nunca de moda, sino que se ha movido en una estética ajena a ella.

Se antoja pensar que con el tiempo la obra de Ricardo Pinto se verá como se ve hoy. Serena y sólida, imbuida en una estética atemporal.