• Cultura
  • Julio Godínez
  • 12|02|2020

Los besos más famosos en la historia del arte

El amor, la pasión y el romance han sido temas recurrentes en el mundo del arte y a lo largo de los años, diversos artistas han hecho su interpretación.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/07/los_besos_mas_famosos_en_la_historia_del_arte__4851_615x.jpg

Hay besos que se dan con la mirada / hay besos que se dan con la memoria”, escribió la poetiza Gabriela Mistral. Pero también hay besos que han quedado plasmados para siempre en grandes piezas del arte.

A lo largo de la historia, artistas de todas las épocas y estilos, de los clásicos a los impresionistas, los surrealistas y hasta los irreverentes grafiteros del street art han reproducido con maestría una de las grandes manifestaciones del amor.

Aquí te presentamos algunos de los besos más famosos en la historia del arte que sin duda, parafraseando a Octavio Paz, han hecho que el mundo cambie.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/07/los_besos_mas_famosos_en_la_historia_del_arte__2167_2275x.jpg

El Beso, Auguste Rodin, en torno a 1882

Paolo y Francesca, dos personajes de la Divina Comedia se funden en un profundo beso por el que ambos, según la historia de Dante Alighieri, fueron asesinados por el esposo de ella al descubrirlos en aquella posición. La pieza, una escultura hecha de mármol, quizá dé cuenta de la reproducción más antigua de dos fundiéndose el uno en el otro.

En la cama: el beso, Henri de Toulouse-Lautrec, 1892

La historia detrás de esta obra es increíble. En el París del siglo XIX los prostíbulos abundaban. Henri de Toulouse-Lautrec decide vivir en uno de ellos que acoge a chicas con las que a menudo comparte cama. Es en este lugar donde pinta a dos amigas suyas en el momento en que se besan.
El dueño del lugar de la rue d’Ambrosie encargó la pieza que representa el lesbianismo como algo erótico y tierno, junto a otras 15, para decorar el salón principal.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/07/los_besos_mas_famosos_en_la_historia_del_arte__2480_2275x.jpg

El beso, Gustav Klimt, 1907-1908

El de Klimt es quizá el cuadro más famoso de un beso en la historia del arte y por lo que miles de personas la galería Belvedere de Viena cada año para admirarlo. Se trata de una pieza de laminillas de oro y estaño que fue considerada en su momento como excesivamente pervertida.
Representa una pareja en la intimidad sobre un prado florido.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/07/los_besos_mas_famosos_en_la_historia_del_arte__5416_3000x.jpg

El cumpleaños, Marc Chagall, 1915

En esta obra los dos personajes parecen flotar en el aire. Él es el propio Chagall, ella es quien se convertiría en su esposa, Bella Rosenfeld.
El pintor francés de origen bielorruso realizó esta obra antes de casarse, un evento que desafortunadamente fue retrasado nada menos que por la Primera Guerra Mundial.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Соня Петрова (@sonnychibba) on

Los amantes, René Magritte, 1928

¿Quiénes son los que se ocultan detrás de esos velos húmedos?, se pregunta el espectador que mira inquieto la pieza del maestro surrealista belga.
¿Un amor prohibido, desconocido, ciego? Sin embargo, con esta pieza que retoma el velo húmedo, el artista quizá alude al suicidio de su madre, ahogada en un río con la cara cubierta, justo como la descubrió a los 13 años.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Maureen 🖋 La Poétesse Fia 🎤 (@lesmotsdefia) on

Beso V, Roy Lichtenstein, 1962

La máxima representación en la cultura pop del amor. Ese amor de historietas para adultos que se vendían en los quioscos de periódicos.
Un abrazo eterno, las lágrimas que brotan de los ojos de ella representada mediante los puntos Ben-Day. Detrás de ella quizá hay un reencuentro o el beso tras la reconciliación con el ser amado.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/07/los_besos_mas_famosos_en_la_historia_del_arte__8775_2275x.jpg

El beso de los policías, Banksy, 2004

En 2004, en la ciudad de Brighton, en el Reino Unido, apareció un controvertido stencil del misterioso artista urbano Banksy. Irreverente, como él es, la obra retrata a dos oficiales de la policía inglesa besándose en los labios.
Una denuncia altamente efectiva en contra de la homofobia y que ridiculiza a la autoridad.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes