Las 10 obras imprescindibles del Museo del Prado

Uno de los recintos culturales más importantes de España llega a su bicentenario. Para celebrarlo, pasamos lista a los cuadros icónicos de su acervo.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/13/obras_imprescindibles_museo_prado_espana_viajes_cultura_409_615x.jpg

La selecta colección del Museo Nacional del Prado lo ha colocado como un punto de referencia para los amantes del arte en el mundo. Su acervo es el reflejo de la propia historia española, principalmente con la base de las colecciones reales, desde Carlos V hasta los Asturias y Borbones. Por ello, lo que comenzó como un espacio con 311 pinturas, hoy cuenta con las mayores obras de autores emblemáticos. Y por si fuera poco, este 2019 celebra su bicentenario, así que es el momento propicio para recorrer sus paredes.

Para este efecto, elegimos 10 cuadros que todo amante del arte, de la cultura y los viajes tiene que ver en el Prado. Se trata de reconocidas obras que por su técnica e historia son imprescindibles.

((Leer más: Las TENDENCIAS DÉCO que dominarán en esta PRIMAVERA.))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/13/obras_imprescindibles_museo_prado_espana_viajes_cultura_9609_2275x.jpg

Las meninas (Diego Velázquez)

El cuadro de 1656 se ha convertido en una de las obras maestras de la pintura occidental. Su composición, alrededor de la infanta Margarita, de cuenta de un retrato de una escena cotidiana en la corte, pero con juegos importantes de perspectiva, y simbolismos artísticos y políticos.

La maja desnuda (Francisco de Goya)

La obra sigue la tipología tradicional de la diosa Venus tendida, solo que en este caso es en un canapé moderno, mirando al espectador con una leve y sugestiva sonrisa. Alrededor de este cuadro se desataron múltiples rumores sobre la modelo a la que se representa, pero no ha habido una respuesta a su origen.

El jardín de las delicias (El Bosco)

Este cuadro creado a manera de tríptico es un compendio de escenas del devenir de la humanidad con el denominador del pecado, que se inicia en el paraíso del panel izquierdo, con Adán y Eva, y recibe su castigo en el infierno del panel derecho. En el centro se muestra un paraíso engañoso a los sentidos, más bien entregado a la lujuria.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/13/obras_imprescindibles_museo_prado_espana_viajes_cultura_5434_2275x.jpg

La crucifixión (El Greco)

Es considerada una de las versiones más extremas de este tema, gracias a los rostros de los personajes, una atmósfera nocturna y la eliminación de las referencias espaciales. En la imagen se representa a María, San Juan, María Magdalena y tres ángeles alrededor de Cristo tras su muerte.

Las tres gracias (Rubens)


De temática tradicional, las hijas de Júpiter y de Eurymone, este cuadro muestra las cualidades técnicas de Rubens. De acuerdo con el propio Museo del Prado, se destaca la pincelada, el conocimiento y deleite del cuerpo femenino, y el uso de la luz.

Artemisa (Rembrandt)

De características comunes a una etapa del autor en la que se centró en mujeres heroicas, aquí se muestra a una mujer suntuosamente ataviada mientras una sirvienta de espaldas al espectador le ofrece una copa. La interpretación remite a la reina Artemisa dispuesta a beber las cenizas de su marido.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/13/obras_imprescindibles_museo_prado_espana_viajes_cultura_7439_3000x.jpg

Chicos en la playa (Joaquín Sorolla)

Pintada hacia 1909, forma parte de una serie de cuadros del autor con motivos de niños en la playa, pero en esta obra la desnudez se impone en mayor medida en la composición. Además, destaca cómo evita la representación del horizonte, el interés en el movimiento del mar y los reflejos en el agua.

El cardenal (Rafael)


Dentro de las obras de este autor, reconocido como uno de los grandes genios del renacimiento en Italia, esta es un ejemplo maestro de la capacidad para fijar la imagen de un cardenal de la época sin renunciar a representar los rasgos únicos del individuo.

La Anunciación (Fra Angelico)

Pintada para el convento de Santo Domingo en Fiésole, es considerada una obra que muestra los cambios de la época (entre 1423 y 1429) en el arte toscano. Por ello, se destaca la minuciosidad en la representación de flores y objetos, el intento de profundidad y los cambios en la simplicidad de los retablos.

Doña Isabel la Católica dictando su testamento (Eduardo Rosales)

Uno de los más grandes pintores españoles en la que es considerada la obra cumbre de historia siglo XIX. Se trata de un redescubrimiento de la tradición pictórica del Siglo de Oro, encarnada principalmente en el trabajo de Velázquez.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.