• Cultura
  • Alejandro I. López
  • 01|02|2020

Porqué los efectos de El Rey León, 1917, El Irlandés, Avengers y Star Wars les hicieron acreedoras a una nominación a los Oscar

Creatividad, presupuesto y miles de pruebas: así se crearon las películas nominadas al Oscar por "Mejores Efectos Visuales".

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2020/05/the_lion_king_4888_615x.jpg

Una de las categorías técnicas más inciertas en la entrega de los Oscar 2020 es la de "Mejores Efectos Visuales". Esta vez compiten desde tramas de gángsters que se valieron de técnicas de reconocimiento facial para quitarles años de encima a sus protagonistas, hasta películas filmadas con realidad virtual y motion capture para generar un mundo alrededor de sus protagonistas y una simple pantalla verde.

Conoce las técnicas que utilizaron cada una de las películas nominadas, a los creativos detrás de cámaras y sus méritos para ganar el premio de la Academia.

El Irlandés

Aunque parece una cinta que no requirió de efectos visuales para su realización, la realidad es que gran parte de la obra maestra de Martin Scorsese utilizó animaciones asistidas por computadora para aparentar que sus actores (y en especial Robert De Niro en el papel de Frank Sheeran) lucieran más jóvenes en los distintos flashbacks de la historia. Esta técnica es conocida como de-aging y aunque es bien conocida en Hollywood, es la primera vez que despierta tanta atención.

Las imágenes generadas por computadora permitieron a Pablo Helman, encargado de efectos especiales, diseñar un sistema de tres cámaras que en lugar de instalar sensores sobre la cara de los actores, facilitó a los protagonistas moverse libremente, mientras la magia del rejuvenecimiento ocurrió en la postproducción.

Avengers: Endgame

La épica batalla que puso fin a la saga de superhéroes y se convirtió en la película más taquillera de la historia hubiera sido imposible de llevar al cine sin efectos especiales. Además de personajes completos como Rocket o parciales como Hulk y el propio Thanos, las pantallas verdes y azules le dieron vida a los poderes de cada Avenger y los escenarios apocalípticos de la película, todo a partir de la dirección de efectos especiales de Matt Aiken.

Aunque las precuelas Avengers (2012) y Avengers: Infinity War (2018) también estuvieron nominadas para llevarse este galardón, ninguna lo ha ganado.

The Lion King

Uno de los live action más esperados de Disney llegó en 2019 y al margen de su fidelidad al film animado de 1994, los efectos visuales que hicieron posible que el drama shakesperiano de Simba tomara una dimensión real la hacen una de las grandes favoritas para llevarse el Oscar.

Para lograrlo, el director Jon Favreau volvió a solicitar el trabajo de Robert Legato en los efectos especiales (dupla que ya ganó un Oscar en 2016 con el live action de The Jungle Book) y después de tres años de trabajo, el resultado fue una de las películas con GCI (imágenes generadas por computadora) más realistas de todos los tiempos. 

1917

Como toda película bélica, el film de Sam Mendes sobre la Primera Guerra Mundial no podía fallar en el apartado de efectos visuales. Las explosiones, los bombardeos y el caos que significa combatir desde las trincheras son tema recurrente en cada film del género; sin embargo, en esta ocasión el equipo dirigido por Guillaume Rocheron se enfrentó a un reto mayúsculo: provocar todos estos efectos en un plano secuencia falso.

La posibilidad de cortar y elegir otro plano inmediatamente después de que ocurre una explosión (u otro efecto visual) con la intención de mantener la credibilidad se difuminó tras la ambición de Sam Mendes de crear una experiencia inmersiva a través de la pantalla. La unidad de efectos especiales tuvo que encontrar los momentos idóneos de cada corte para completar el efecto de plano secuencia durante las dos horas de duración de 1917.

Star Wars: The Rise of Skywalker

Aunque le debemos un sinfín de efectos innovadores en la historia del cine a Star Wars, es probable que ninguno haya sido tan impactante como los de la trilogía que se completa con The Rise of Skywalker. Para tener un final digno de una saga legendaria, era necesaria la aparición de Leia y el equipo de Roger Guyett y Neal Scanlan escaneó el rostro de Carrie Fisher a partir de distintos metrajes descartados de las películas anteriores.

A partir de estas escenas, los encargados de efectos visuales construyeron el personaje digitalmente, a excepción del rostro de la actriz, quien falleció a finales de 2016. Para algunas escenas, se le solicitó a Billie Lourd (hija de Fisher que hace el papel de Kaydel Ko Connix) que personificara a Leia para después añadir digitalmente la cara de Fisher.

Descubre más sobre los Premios de la Academia con estos datos curiosos sobre la noche más esperada del cine.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes