Deleite para los sentidos a la orilla del mar
Studio Arthur Casas diseña un restaurant colonial en Los Cabos, inspirado en la arquitectura de Luis Barragán.
https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/deleite_sentidos_mar_los_cabos_40_615x.jpg

ARQUITECTURA: Studio Arthur Casas

La mejor de las fusiones siempre va a estar en la gastronomía y la arquitectura. Ambas son ciencias tanto enriquecedoras como complejas para el ser humano que necesitan de una supervisión fija por parte de las mentes más estéticas y creativas. 

Un ejemplo perfecto nace en la costa de Los Cabos, Baja California: Toro Latin Kitchen & Bar, un recinto culinario diseñado por la firma brasileña Studio Arthur Casas, partiendo de la renovación de una estructura existente en un área privilegiada con vista al Océano Pacífico.

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/deleite_sentidos_mar_los_cabos_1251_1000x.jpg

Desde el exterior, es evidente que el desierto mexicano es la línea de estilo para dar forma al restaurant que conserva la misma flora árida de los alrededores y los colores arenosos en todo material elaborado para tener una identidad cosmopolita regional.

Este bello lugar da la bienvenida a sus visitantes a través de una antigua bóveda tapizada de ladrillo rojo, donde uno de sus muros cargadores está adornado con canastas con flores y productos tradicionales de los mercados mexicanos, mientras que del otro lado un enrejado de metal resguarda la cava de vinos, ofreciendo desde un inicio los clásicos toques coloniales del país.

Dicho pasillo termina en un patio central que ahora es un amplio bar de madera, iluminado a través de una serie de pérgolas y uno de los ventanales que rematan en una majestuosa vista al mar. 

https://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/33/deleite_sentidos_mar_los_cabos_1769_1000x.jpg

Con todo esto, aunado con el empedrado en los pisos y los muros amarillos, es indiscutible que la inspiración de Studio Arthur Casas está en el legado de Luis Barragán por el diseño horizontal, lineal y la decoración rústica en las repisas que rodean el bar, donde brillan normes piezas de cerámica artesanales llenas arreglos florales. 

En el caso de la terraza y el restaurant se habla el mismo idioma. Incluso, la mayoría de los muebles están elaborados con la misma madera de la demolición. Incluso, existen piezas diseñadas por Clara Porset y el mismo Pritzker mexicano, donde se mezclan con textiles naturales para marcar las tradiciones del bordado y la pintura regional, a la par de un mobiliario italiano y patrones de la India para complementar los colores de una arquitectura rústica, como es el caso de la amplia terraza que descansa en el desierto, con vista en primera fila al Pacífico.

arthurcasas.com