• Lugares
  • AD para JW Marriott
  • 19|10|2018

Viajes de negocios sin preocupaciones

Los viajeros de negocios tienen requerimientos especiales, que los encargados de piso ejecutivo deben satisfacer sin dejar de lado la calidez.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/43/piso_ejecutivo_jw_marriott_3633_615x.jpg

La llegada y la salida de los huéspedes en un hotel deben ser tan armoniosas como la estancia misma, y asegurarse de que así ocurra no es tarea fácil, más cuando se trata de viajeros de negocio o VIP que tienen requerimientos especiales. Para satisfacerlos, JW Marriott cuenta con un equipo de encargados de piso ejecutivo que ejecutan con total eficiencia sin dejar de lado la calidez, imprimiendo en cada momento su particular ‘Toque JW’.

Janet Valtierra nos cuenta en qué consiste este trabajo que lleva a cabo con tanta eficiencia como pasión.
 

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/42/eficiencia_apasionada_01_6912_3000x.jpg
  • ¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cuáles son tus funciones?

Mi función es darles la bienvenida a los huéspedes, ofrecerles su primera bebida y estar pendiente del servicio, ya que tenemos alimentos en el lounge. Además de ofrecer servicios adicionales como conseguir reservaciones, organizar algún paseo turístico, hacer copias. Muchas de nuestras actividades están muy enlazadas con las de un concierge.

  • ¿Cuál es la principal cualidad que debe tener alguien para desempeñar tu trabajo?

Creo que todos somos aptos para este trabajo siempre que lo realicemos con dedicación, hay que tener la pasión necesaria y disfrutarlo.

  • ¿Qué necesitan los viajeros de negocios?

Requieren una habitación tranquila y un lugar agradable para poder trabajar. En este caso tenemos el lounge, que es muy agradable y tiene una vista increíble hacia el Bosque de Chapultepec y Campo Marte, incluso a veces se alcanza a ver el volcán Popocatepetl. Además, deben disponer de una buena comida, un servicio rápido y eficaz, que es lo que normalmente buscan cuando viajan en plan de negocios.

  • ¿Cómo te adelantas a las peticiones de los huéspedes?

Pongo mucha atención a los detalles. Siempre trato de leer el lenguaje corporal, que nos da bastante información. Así puedo anticiparme a las necesidades de nuestros huéspedes.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/42/eficiencia_apasionada_2_4143_2275x.jpg
  • ¿En qué consiste el lujo para un viajero de negocios?

Pienso que el lujo radica en recibir una atención personalizada y sentirse apreciados, ya que todo el tiempo andan viajando, fuera de casa. La clave es que se sientan cómodos.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Saber que llegamos a la meta, que el huésped se va contento y que regrese. Que cada huésped sienta que es importante para nosotros.

  • En tu experiencia, ¿cuál crees que es el elemento que más valoran los ejecutivos invitados?

Creo que la interacción y el toque personal que tienen los asociados hacia los huéspedes, el hacerlos sentir reconocidos. Siempre nos hacen saber que lo más importante es sentirse como en casa. Hay gente que no llega a su casa en uno o dos meses, no ve a su familia, entonces eso es lo mínimo que esperan: el calor de una casa, el trato cordial. Y para nosotros es un reto porque todos son muy diferentes.
Además, muchos de nuestros huéspedes están acostumbrados a ser muy independientes, tienen la mentalidad de “yo me sirvo, yo me atiendo, soy autosuficiente”. Pero nosotros les mostramos parte de nuestra cultura del “déjame ayudarte”, para hacerlo todo más agradable. Y lo logramos: al final de cuentas, se van muy contentos. A veces los viajeros de negocios son más difíciles en ese sentido, vienen muy enfocados, sin ver lo que hay alrededor, pero les permitimos cambiar un poco esa visión y se van felices, pero lo más importante es que regresan.

  • ¿Cuál consideras que es tu toque especial a la hora de desempeñar tu trabajo?

Siento que los detalles son bien importantes. Me gusta reconocer a las personas y llamarlas por su nombre, aprendérmelo de inmediato, e incluso acordarme su número de habitación. Y luego de platicar brevemente, también saber un poco sobre sus gustos. Así los huéspedes me tienen confianza y muchas veces me comentan desde cuestiones personales hasta de sus negocios. Me ha ocurrido que algunos huéspedes, por diversas cuestiones, dejan de visitarnos por un par de años y, cuando regresan, yo sigo recordando sus nombres. Es parte de mi pasión por este trabajo, del gusto que me da ser parte de esta empresa y de la forma en que lo disfruto.